ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 31 de mayo de 2008

¡MIEDO, NO A OÍRTE, SINO A ESCUCHARTE!


En tu presencia, SEÑOR, me pongo con el deseo de no sólo oírte, sino de esforzarme en escucharte.

Me da miedo hacerlo, porque temo no corresponderte.

Me da miedo que me preguntes, porque no sabría que decirte.

Me da miedo que me encargues algo concreto, porque suelo convertirlo en algo abstracto.

Me da miedo seguirte, porque me suelo quedar en el camino.

Me da miedo ser tu amigo, porque no estoy a tu altura y te defraudaré.

Me da miedo pedirte perdón, porque vuelvo a jugartela de nuevo.

Me da miedo querer servirte como TÚ lo haces, porque no doy la talla.

Me da miedo tanta generosidad, porque me cuesta mucho ser generoso.

SEÑOR, me da miedo hasta cansarte con mis manías y fracasos y me asusta saber que me estas escuchando. Nunca seré digno de TI, y sólo con tu Gracia podré cumplir tus mandatos.

Pero, SEÑOR, me ánima y me da esperanza el saber que TÚ eres mi PADRE bueno y que yo soy tu criaturita, y que me quieres y cuidas y que, nunca lo podré comprender, enviaste a TU HIJO, JESÚS, para que nos enseñara tu camino y nos redimiera con su muerte. Por eso, descanso y confío en TU MISERICORDIA.

Antes de retirarme, SEÑOR, quiero pedirte perdón de nuevo por tantas debilidades, desesperanzas, tribulaciones, pereza, tibieza, indiferencia, fracasos, egoísmos, vanidades, búsqueda de mí mismo, soberbia, orgullo. En estos mismos momentos siento que no estoy en paz porque me domina mi propio ego y egoísmo, pero, a pesar de todo, quiero entregarme en TUS MANOS para que tu Amor me purifique.


¡Alabado y glorificado sea el SEÑOR!

martes, 27 de mayo de 2008

INICIO

No estaba previsto la idea de este blog, pero como muchas cosas, ocurre que por motivos de perfeccionar lo que tienes, trata de organizarlo mejor y surge la dificultad: no se puede hacer sin evitar el perder lo que tienes ya publicado y hecho. Luego, después de mucho pensarlo y en aras de seguir caminando y mejorando decides empezar uno nuevo con las mejoras establecidas. Poco a poco vas configurando lo que quieres y lo que puedes ofrecer. Claro está, desde la actitud de buscar la verdad y el bien común. Se trata de ofrecer, vivenciar y manifestar la alegría de saberte salvado eternamente y vocacionado a la plena felicidad.


Nos costó mucho encontrar un nombre. Todo surgió repentinamente y de forma sorprendente. Hubo momentos de total bloqueo y hasta de parecernos que perdíamos el tiempo. Fue algo inesperado. Hablo en plural porque fue Abigaíl la que se encargaba de configurar los cambios que mejoraban el nuevo blog y la causa que planteó la nueva situación. Supongo que nuestras mentes buscaban rápidamente un nuevo título, pero no se encontraba fácilmente. Además, había una dificultad añadida, no es fácil encontrar una denominación que no esté ya cogida. Poníamos algunas y no nos era admitida. Se hacía dificultoso y hasta violento estar sin saber que hacer. Y el tiempo corría.


De pronto, tomé la encíclica del Santo Padre Benedicto XVI y encontré la respuesta que buscábamos, en la página trece dice: primero la palabra "dodim", un plural que expresa el amor todavía inseguro, en un estadio de búsqueda indeterminada. Esta palabra es reemplazada después por el término "ahabá" que la traducción griega del Antiguo Testamento denomina, con un vocablo de fonética similar, "agapé", el cual, como hemos visto, se convirtió en la expresión característica para la concepción bíblica del amor. En oposición al amor indeterminado y aún en búsqueda, este vocablo expresa la experiencia del amor que ahora ha llegado a ser verdadero descubrimiento del otro, superando el carácter egoísta que predomina claramente en la fase anterior. Ahora el amor es ocuparse del otro y preocuparse por el otro. Ya no se busca a sí mismo, sumirse en la embriaguez de la felicidad, sino que ansía más bien el bien del amado:
se convierte en renuncia, está dispuesto al sacrificio, más aún lo busca.





Ahora, muchos días después, empiezo a pensar que no fue tan casualidad sino algo que tiene que ver con el ESPÍRITU que actúa en nosotros. El tiempo irá ayudándonos a discernir lo que realmente nos llevó a este camino. Sí puedo expresar claramente que jamás, y yo soy muy dado a buscar razones para títulos, que nunca se me hubiese ocurrido un nombre así. Y ocurrió que a medida que lo voy viendo escrito, cada momento me gusta más. Y también, a Abi, quien lo hizo posible tecnicamente, también le gustó.


Pues bien, esta es la historia del por qué de este blog, que hoy empieza su andadura y que su finalidad es proclamar, tanto las reflexiones y vivencias, de los otros dos: yo soy creyente católico y mis vivencias e inquietudes, como las oraciones de las cuales se alimenta la razón fundamental de mi ser creyente en JESUCRISTO.




En el otro apartado, "criterios", trato de manifestar actitudes y criterios que determinan nuestra propia dignidad y naturaleza humana. Llevamos impreso la ley Natural que nuestro único Creador ha infundido en nuestro corazón y esos principios son el camino de nuestra verdadera felicidad, pues están para hacernos felices. ¿Qué Padre nos daría algo que fuese contra nuestro propio bien?

¿Alabado y glorificado sea el SEÑOR!

lunes, 26 de mayo de 2008

SALMO 143

SEÑOR, escucha mi oración,
TÚ, que eres fiel, atiende a mí súplica;
TÚ, que eres justo, escúchame.
No llames a juicio a tu siervo,
pues ningún hombre vivo es inocente frente a TI.
El enemigo me persigue a muerte,
empuja mi vida al sepulcro,
me confina a las tinieblas
como a los muertos ya olvidados.
Mi aliento desfallece,
mi corazón dentro de mí está yerto.
Recuerdo los tiempos antiguos,
medito todas tus acciones,
considero las obras de tus manos
y extiendo mis brazos hacia TI:
tengo sed de TI como tierra reseca.
Escúchame en seguida, SEÑOR,
que me falta el aliento.
No me escondas tu Rostro,
igual que a los que bajan a la fosa.
En la mañana hazme escuchar tu Gracia,
ya que confío en TI.
Indícame el camino que he de seguir,
pues levanto mi alma a TI.
Líbrame del enemigo, SEÑOR,
que me refugio en TI.
Enseñame a cumplir TU VOLUNTAD,
ya que TÚ eres mi DIOS.
Tu ESPÍRITU, que es bueno,
me guíe por tierra llana.
Por tu nombre, SEÑOR, consérvame vivo;
por tu clemencia, sácame de la angustia;
por tu Gracia, destruye a mis enemigos,
aniquila a todos los que me acosan,
que siervo tuyo soy.

SEÑOR, me encanta la mañana, porque por ella hago mi oración más pura y autentica.

Arrancarme del sueño plácido y cómodo purifica mi oración y le da un sentido más auténtico y sincero. Cuando más a gusto me encuentro, SEÑOR, salgo de mí mismo y me esfuerzo en ponerme en tu presencia y, al menos, sé que te ofrezco algo que me cuesta sacrificio. Es la prueba de mis deseos de estar CONTIGO y de adorarte y ofrecerte alabanzas.

Aunque me distraiga; aunque mi mente se desvié y entretenga con otras preocupaciones y apetencias, tengo la satisfacción de haberte ofrecido algo de mí mismo en prueba de mi verdaderos deseos e intenciones. Por todo ello, te doy las gracias SEÑOR.

En la mañana hazme escuchar tu Gracia. Me gusta bañarme de luz nueva, respirar un aire fresco y limpio, oír cantar a los pájaros anunciando un nuevo día.


Cada día que nace me traslada al día primero de la creación en el que todo era nuevo y transparente. Todavía no había pasado la acción del hombre ensuciando y contaminando este hermoso planeta llamado Tierra.


La mañana me invita a nacer de nuevo, a quedar admirado ante tus maravillas en una oración de adoración y acción de gracias.


La mañana me invita a estrenar. Estrenar la ilusión, estrenar el amor, estrenar la vida, estrenar la fe. Haz, SEÑOR, que mi fe no se quede vieja ni rancia, que siempre tenga sabor a nueva.


LAS FRASES


"Solamente quien acepta sus propios límites intelectuales y morales y se reconoce necesitado de salvación puede abrirse a la fe y, en la fe, encontrar en CRISTO a su Redentor" (Juan Pablo II).


"JESUCRISTO se da prisa en buscar a la centésima oveja que se había perdido...¡Maravillosa condescendencia de DIOS que así busca al hombre! ¡Dignidad grande la del hombre así buscado por DIOS! (San Bernardo).


PREGUNTAS


¿Que actitud adopto ante mi vida pecadora? ¿Trato de justificarme? ¿O más bien me abandono a la misericordia de DIOS?

PARA VIVIR HAY QUE MORIR

No es que lo parezca, sino que realmente lo es: "para ser feliz hay que renunciar a serlo". No cabe la menor duda que lo que afirmamos lleva implícito una contradicción. Si quiero ser feliz tengo que renunciar a serlo. ¿Me estoy diciendo que para ser feliz tengo que no serlo? Indudablemente que algo falla en lo que decimos, pues tal cosa no nos entra en la cabeza.


Y es que los criterios de DIOS no son los criterios del mundo. Bien dijo ÉL: mi Reino no es de este mundo. Sólo desde ahí podemos empezar a entender lo que tratamos de meditar y reflexionar. Podemos observar que no es tan descabellado lo que decimos cuando nos paramos a analizar la realidad que nos rodea. Cuantas veces decimos: ¡No hay nada como una madre! Y es que una madre da hasta su vida por el bien del hijo. Cuantas veces vemos reflejado la renuncia de sus padres a todo lo que han anhelado en sus vidas por lograr el bienestar de sus hijos. Cuantas veces se repite la renuncia para dar bien a otro. ¡Pues no estamos tan disparatado como creíamos al principio! Hay mucha renuncia a mi propio bien y mucha entrega al bien del otro.



Y en este darse y entregarse, aún sufriendo, se produce el milagro de encontrar lo que otros buscan buscándose a si mismo: "la felicidad". Porque la felicidad no consiste en darse a si mismo, ni en poseer, ni en engrandecerse. La felicidad consiste en darse al otro, en entregarse al otro, en desvivirse por el otro. La felicidad es amar gratuitamente.

Y esto es así porque DIOS, nuestro creador, es Amor y nosotros somos criaturas creadas por ÉL a su imagen y semejanza, por lo tanto somos amor también. De modo que, cuando amamos estamos haciendo lo correcto, para lo que hemos sido creado. Y sí hacemos lo que debemos hacer somos felices. No hay, pues otra razón ni otra manera de encontrar la felicidad. Sólo en la renuncia la podemos encontrar. Por eso dice el SEÑOR: él que quiere ser el primero, que sea el último. O lo que es lo mismo: el que quiere alcanzar la felicidad (el primero cree ser feliz por ser primero) que se ponga a servir (que sea el último de la fila, el servidor de todos).

No hay otro camino por mucho que nos empeñemos en buscar otras salidas y otras respuestas. Todo lo que encontraremos es caduco y finito. Nos sacia por unos momentos, pero vuelve a dejarnos insatisfechos y ansiosos. Sólo la renuncia y el amor colma nuestras ansias de felicidad. Y no trato de demostrarlo ni de imponerlo, sino de compartirlo desde mi experiencia vital y la de otros muchos que nos testimonian esta realidad. Y al decir, desde mi experiencia, quiero expresar la vivencia de encontrar el vacío y la desesperanza en las cosas que este mundo te puede ofrecer. Y, aunque muchos no estarán de acuerdo, que levanten la mano los que se consideran felices yendo por el camino egoísta de buscar su propio bien sin importarle el de los demás. En lo más profundo de su ser, en la soledad del encuentro consigo mismo aceptaran esta realidad, porque en este caminar no encontraremos nunca la plena felicidad, pues sólo en DIOS está la meta de la misma.

Nuestra esperanza nos presagia el empezar a saborear las mieles de sentirnos en paz, serenos y esperanzados en llegar un día al Centro de toda felicidad en su estado más puro. Y estar en paz, serenos, tranquilos es el preludio de sentirnos felices.