ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 26 de febrero de 2009

CUARESMA: CONVIERTETE Y CREE EN EL EVANGELIO.


Miércoles de ceniza, inicio del tiempo cuaresmal y momentos para acentuar nuestra actitud interior con la oración, el ayuno y la limosna. Y no es que de eso dependa que nos convirtamos más, sino que esos ejercicios nos predisponen a encontrarnos y a liberarnos para iniciar el paso del encuentro. El arrepentimiento necesita de purificación y eso no es, ni fácil, ni sencillo. Es el resultado de una interiorización que descubra en la paz y serenidad mis egos y mi soberbia.

Es sencillo hablar y poner modelos de concordia y de paz, pero cuando nos dicen algo que no comprendemos, por no coincidir con nuestros conceptos de justicia, o nuestra forma de pensar, damos un paso firme de tomarnos la justicia por nuestra cuenta. Y, como de un justiciero se tratara, decidimos hacer esto o lo otro. Y cuando hablo así estoy pensando en mí mismo, de modo que nadie se de por aludido, salvo que se pueda ver retratado.

Hay tiempo de pecar y tiempo de convertirse. El tiempo de pecar suele ser muy largo. Todos pasamos por momentos malos, en que abandonamos el buen camino y nos adentramos en la mala vida. Incluso, podemos observar, cuando miramos hacia atrás, que hay un período en la vida en que nos hemos alejado mucho de DIOS, de la Iglesia, de las buenas costumbres. Son esos días negros a los que no queremos mirar.

Pero hay también épocas buenas, en las que hemos sido capaces de hacer el bien, hemos estado en paz con DIOS, con los demás y con nosotros mismos. Si pudiéramos observar en una película nuestro mejor día vivido y nuestro peor día, nos asombraríamos de dos cosas: primero: de cómo hemos bajado tanto. Quizá tendríamos que decir: "nunca me imaginé que podía llegar a hacer lo que he hecho". Pero también nos asombraríamos de lo bien que nos hemos portado en nuestro mejor día; de tal forma que si todos los días de nuestra vida hubieran sido como ese día, podríamos ser contados entre los hombres verdaderamente buenos y honrados de este mundo.




De aquí podemos sacar la siguiente conclusión: el hombre puede, si se esfuerza, subir mucho, mejorar; o, por el contrario, bajar, corromperse, destruirse. El ser humano puede llegar a ser un ángel o un demonio.

Se cuenta que a la hora de buscar a un personaje que representara a CRISTO en una película, eligieron a un joven que, por su vida y costumbres reflejadas en el rostro, parecía ser el más idóneo. Al pasar el tiempo se trató de buscar a alguien que representara el papel de Judas, y después de mucho buscar, encontraron por fin a un hombre que, por la expresión de su cara parecía el más acertado. Era el mismo hombre que un día representó el papel de CRISTO. ¿Tanto había cambiado...?

En la Cuaresma se nos invita a un cambio. DIOS nos da la oportunidad de arrepentirnos. Es un tiempo de Gracia en que DIOS nos ofrece su perdón con especial generosidad. Aún sabiendo que lo tenemos que hacer, preferimos seguir lo mismo, dejando para más adelante esa conversión, ese cambio de vida que nos cuesta tanto.

Un hombre dejó hasta los 31 años su cambio. Una vez cuando sus compañeros decían: "vamos a cambiar la vida, pero más adelante", el convertido les contestó: "si alguna vez lo vas a hacer, ¿por qué no ahora?, y, si no lo haces ahora, ¿por qué dices que lo harás más adelante? ¿Podrás? ¿Querrás hacerlo? ¿Tendrás tiempo?

También de él es esta frase significativa: "teme a DIOS que pasa y que no vuelve". DIOS suele pasar una y varias veces por nuestra vida, pero no tiene obligación de volver a pasar. Por eso decía respetuosamente aquél, que primero no tenía ningún miedo ni respeto: "teme a DIOS que pasa y que puede no volver a pasar en tu vida".



¿Cambio, conversión? Vuelva usted mañana. El que deja las cosas para mañana, se encontrará con que un día no tendrá mañana. Hoy he ido a la Eucaristía y he recibido la ceniza. Todavía tengo, mientras escribo, la señal en mi frente. ¡Y que bien me siento! El desierto está ahí, pero hay algo interior que me empuja y me anima a recorrerlo. ¿Será el SEÑOR que me acompaña?

lunes, 23 de febrero de 2009

CULTIVAR LA FE.


Estos textos breves, preparados por teólogos y canonistas -muchos de ellos profesores de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma)-, ofrecen una exposición sintética de las enseñanzas de la Iglesia Católica.Su interés, por tanto, es primordialmente catequético. De ahí que la fuente principal sea el Catecismo de la Iglesia Católica, con las oportunas llamadas a la Sagrada Escritura, a los Padres de la Iglesia y al Magisterio.Constituye además un particular punto de referencia la predicación de San Josemaría Escrivá de Balaguer, maestro de espiritualidad laical e inspirador de una teología para la existencia cotidiana (José Manuel Martín, editor).

Ni que decir tiene lo importante que es para los cristianos estar formados: a) para conocer mejor y tomar conciencia de la figura de nuestro SEÑOR JESÚS, DIOS y hombre verdadero; b) para conocido el mensaje e injertados en ÉL, dar los frutos que el SEÑOR espera de cada uno de nosotros; c) no quedarnos en ser menos de lo que DIOS quiere que seamos.

Por todo ello, recomiendo este curso catequético de "doctrina cristiana" dividido en 40 temas.

domingo, 22 de febrero de 2009

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.


La frase es muy conocida, pero quizás no sea muy bien entendida. Al menos, en muchas ocasiones se presenta dudosa y confusa. Recuerdo que cuando era más joven, porque aunque tengo mis años, todavía lo soy, estaba convencido y consideraba a muchos truhanes hombres justos y honrados, porque lo que hacían era para resarcir a otros que habían sido tratados injustamente.

Era el caso de aquella fantásticas y extraordinarias películas que tanto nos gustaban y nos hacían pasar unos ratos deliciosos. El cine fue una fuente, al menos para mí, de aprendizaje y reflexiones extraordinarias. Doy gracias a DIOS por tener el don de saber tomar lo bueno de todo lo que veía y aprendía en el cine. Sus enseñanzas han fundamentado toda mi existencias y han servido como estrellas para conducirme en la vida por el sendero de la verdad.

Ahora, en esta nueva y experimentada etapa de mi vida, el cine está en un segundo plano. No es que no me guste, pero mis limitaciones auditivas me impiden saborear sus buenos mensajes. Me nutro de lecturas, informaciones y radio que si los oigo mejor. Salido un poco del tema que me traía a esta reflexión, vuelvo de lleno al epicentro del mismo. Robín Hood o el Zorro entre muchas marcaron una ética aparente que escondía la verdaderamente recta.



Porque no se puede hacer el bien a costa de realizar el mal. Nunca puedes vengarte aún a sabiendas que tienes derecho porque has sido injustamente tratado. Vengarte en el sentido de pagar con un mal para resarcirte de injusto trato. Es el caso del simpático Hood, o del intrépido y astuto Zorro. No se puede robar, ni matar, para hacer justicia, pues eso es lo que determina los enfrentamientos y las guerras. Normalmente, en una guerra hay una parte justa y otra injusta. El tratar de solucionarlo,sino por las buenas, por las malas, ocasiona las guerras.

Es el caso del aborto, de la ley impositiva de la Epc, de la eutanasia, de las prevaricaciones, de las mentiras, de las violaciones, de los secuestros y muertes...etc. Hay que evitar pagar violencia e injusticias con más violencias e injusticias. Porque responder a la violencia con violencia, y a las injusticias con injusticias es ponerse a la misma altura y provocar más de lo mismo.

No se puede clamar, manifestar, hacer ruido y presionar para exigir algo que en su propia esencia está mal. Falsificar, vender imitaciones, aprovechar mi situación para pedir que me favorezcan, exigir privilegios usurpando mi pobreza y que otros paguen sus privilegios no está bien, ni es de derecho. Sí, necesitan ser tenidos en cuenta; sí, necesitan ser asistido y ayudados a resolver su situación; sí, necesitan ser instruidos y aleccionados a aprender, a ganarse el pan de forma honrada, pero nunca perjudicando a los originales, ni usurpando los derechos de otros.

Por lo tanto, Robín Hood, el Zorro, y otros muchos representan a la clase bandolera y ladrona que roba y mata para hacer justicia. No entro en si pueden tener o no razón. Es posible que muchas veces, en defensa propia, se tenga ineludiblemente que luchar, pero nunca se puede hacer lo mismo que los otros (muertes, robos) para conseguir el fin deseado.

Esa es la enseñanza de JESÚS, que teniendo poder para hacer la guerra y vengarse de todos los que se le oponían, no hizo nada, sino que combatió con amor y perdón. Y hoy, 2008 años después, esas armas le dan la razón. Sólo el amor es capaz de transformar el mundo. La violencia, las guerras, la soberbia y el poder autoritario sólo consigue un triunfo efímero, con fecha de caducidad y agotado este, vuelve a renacer el odio y la lucha sin sentido.

Ahora, en tiempos de muchas protestas, manifestaciones y adhesiones a las mismas, levanto mi humilde voz para clamar que todo lo que no sea pedir que se cumpla la verdad; se realice la justicia y se establezca el bien común y la concordia pacifica, es echar más leña al fuego y avivar el odio, la lucha partídista y el enfrentamientos de unos contra otros.

jueves, 19 de febrero de 2009

ORACIÓN POR LA VIDA.


OH María,

aurora del mundo nuevo,

Madre de todos los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso

de niños a quíenes se impide nacer,

de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas

de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos

a causa de la indiferencia o

de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo

sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo

el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo

como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud

durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo

con solícita constancia, para construir,

junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de DIOS creador

y amante de la vida. Amén.


Juan Pablo II.

sábado, 14 de febrero de 2009

4o DÍAS POR LA VIDA



Hace unos días, me comentó una persona que su amigo estaba muy preocupado. El motivo era que su novia había quedado embarazada y no deseaban ese hijo, se proponía abortar. Ante la impotencia de no poder hacer nada, les envíe un e-mail y les aconsejaba no abortar, pero, al parecer, la chica ya había decido hacerlo y se había marchado al destino elegido para realizarlo.


En estos momentos de impotencia, de angustia, de tristeza y de permanecer paralizados viendo la muerte de muchos inocentes ante tus propios ojos, sólo nos queda la firme esperanza de unirnos en oración al PADRE para pedirle que interceda, alumbrando al mundo de tan horribles asesinatos. En este intento, les ruego se unan a la campaña de 40 días por la Vida:


Cuarenta días por la Vida

13 de febrero al 24 de marzo 2009

Día 7

Jueves, 19 de febrero de 2009

“El papel específico de los médicos es curar las enfermedades y aliviar los sufrimientos, por ello, cualquier forma de participación de un médico en cualquier acción que pudiera causar la muerte, no es ética porque viola la función del médico”
Revista científica JAMA 298; 2779-2781, 2007

Reflexión

Jesús reveló su Gloria por medio del milagro en Cana. La pareja de recién casados es bendecida no solo con vino sino con la fe en Cristo.

Intención del día

Oremos para que los matrimonio; sean fortalecidos, enraizados en el Señor, y abiertos al don de la nueva vida.

El 19 de febrero es el día que mi parroquia participa en esta campaña. Ese día nos toca a nosotros presentar la motivación del día.


Y ES LA SIGUIENTE:


El día 19 de febrero, a las 19 horas, rezaremos el Santo Rosario en mi parroquia, San Ginés Obispo, por la intención y los frutos de la campaña, aquí, pueden ver el mapa y los coordinadores de los países que participan.

Les anticipo las gracias y les abrazo en CRISTO.

miércoles, 4 de febrero de 2009

UNA ELECCIÓN DETERMINANTE.




Me he quedado impresionado, pero al mismo tiempo sereno. Se puede admitir tomar esa decisión, pero cuando le afecta a uno, no sé que haría. No me siento con valor al estar en esa situación reaccionar de esa forma. Y eso me lleva al sentimiento de descubrir la necesidad de la Gracia de DIOS. La Gracia, DIOS que se nos da, es un Don, un regalo del SEÑOR.

Estamos salvados porque DIOS ha querido regalarnos su Amor, y DIOS no puede contradecirse, ni equivocarse. Estamos salvados en su HIJO JESUCRISTO, que nos ha revelado la Misericordia del PADRE y con su muerte voluntaria ha conseguido la Gracia del PADRE para Resucitar como ÉL y en ÉL por sus Méritos y Amor.

Nunca el hombre podrá justificarse, ni conseguir su salvación por sí mismo. Esa es la historia del Antiguo Testamento, la que vemos y contemplamos hoy en nuestro mundo. El hombre queriendo justificar sus méritos y decidiendo ser como DIOS a su manera y como él lo proyecta. Sin contar con DIOS y instituyéndose en su propio salvador.

No es el pecado desear y querer ser como DIOS, porque a eso estamos llamados. Hemos sido creados, por ÉL, semejantes a ÉL y nuestro PADRE DIOS nos ha creados para ser felices a su lado gozando de su Gloria y amándole eternamente. El pecado consiste en desear ser como DIOS sin contar con ÉL. Querer hacerlo a nuestra manera, fácil e inmediato.

El Maligno que lo sabe nos facilita la labor dándonos la manzana: los placeres, las apetencias gustosas a primera vista, la comodidad, la satisfacción del poder, vanidad, soberbia, orgullo, egoísmo...etc. Ese es nuestro pecado querer ser como DIOS a nuestra manera y arreglar el mundo por nuestra cuenta y méritos, y no según su VOLUNTAD. Es así como debemos contarlo y entenderlo.

Y estamos llamados a una vida que continúa y sigue a ésta que ya vivimos, porque nunca alcanzaremos el infinito, porque el infinito es eso, infinito y nunca llegaremos a él. El infinito está en DIOS y nosotros no podemos ser DIOS, sino estar en ÉL y crecer eternamente en felicidad y plenitud, sin las ataduras que aquí nos atenazan y esclavizan. Estamos llamados a crecer eternamente siendo cada vez más felices.

Y es lo que sentimos todos. ¿No has sentido el deseo de ser siempre más? ¿No has sentido las ansias de, conseguida una meta, proponerte otra, pues ésta, conseguida, ya no te produce gozo? Pues la Gloria del SEÑOR será estar continuamente en plenitud de gozo y felicidad en aumento y siempre hasta la eternidad. Nunca llegaremos al final, pues siempre estaremos siendo más felices que ayer, por decirlo de alguna manera inteligible, y menos que mañana.

Es ya un gozo empezar a sentir esta esperanza aquí desde ahora. En esa esperanza, la muerte no es sino un momento glorioso y maravilloso que marca el comienzo de todos nuestros anhelos y deseos. Ese es nuestro destino y a lo que estamos llamados, revelado en la Buena Noticia del Nuevo Testamento en la Persona de su HIJO JESÚS.

domingo, 1 de febrero de 2009

EL ROSARIO DE LA AURORA.


El sábado fue el día elegido para dedicarlo al Santo Rosario. La hora, adaptada para que congregara al mayor número de personas, fue las ocho de la mañana, y el recorrido, por el incomparable marco del Charco de San Ginés, unos de los lugares más peculiares de nuestro Arrecife.


A la hora señalada partimos de nuestro templo parroquial unas 70 o 90 personas aproximadamente. Consciente de sabernos juntos al SEÑOR y encomendados a su Madre como intercesora y mediadora para rogar porque nuestras aguas turbias y contaminadas queden purificadas y transparentes como el buen vino, iniciamos con el primer misterio los primeros piropos y recomendaciones a María para que las presente a su HIJO, nuestro SEÑOR.


Cada misterio iba seguido de un comentario y una pequeña reflexión que alumbraba nuestras intenciones de, despojados de nuestras ataduras, hacernos imitadores de las virtudes y actitudes que María, en su vida y peregrinar hacia JESÚS, nos dio como ejemplo de confianza y fe en ÉL.


El silencio, la devoción, la firme y profunda intención de serenidad, fortaleza, disponibilidad, sencillez y firmeza en los pasos de la comitiva marcaron un marco de emotivo sentimiento de sentir religioso y de profunda fe Mariana. Fe y veneración a una Madre que nos cobija, nos arropa, nos aglutina, nos acompaña y nos recomienda con serenidad y fortaleza a ponernos en MANOS de su HIJO JESÚS y dejarnos conducir por ÉL.



El día, como conocedor del canto Mariano, que se iba a clamar desde nuestro sencillo, pequeño, pobre, pero testigo firme, Charco de San Ginés, abrió sus puertas celestiales para dejar entrar los rayos luminosos y reconfortantes, en una mañana, que se prometía lluviosa y desapacible, en una seda de alfombra celestial que María, su Madre, recorría junto a sus hijos que, su HIJO, JESÚS, le encomendó.


Fue un colofón lleno de sentimientos y afectos que debemos guardar, a ejemplo de María, en lo más hondo de nuestro corazón para derramarlo en la vida que, cada día, tenemos y debemos recorrer ejemplarizando todo lo que María nos testimonia y nos revela en sus actitudes y ejemplo.



Nada serviría si todo queda como una experiencia bonita, encantadora y no llega a germinar y echar raíces en nuestro corazón. Nada serviría si el próximo año no nos acercamos con un camino recorrido según, primero JESÚS, y luego María, su Madre, lleno de esperanza, entregado en la vivencia de la serenidad, fortaleza, disponibilidad, sencillez y pobreza, experimentado en nuestra relaciones como personas integradas en un pueblo y, dentro de él, en una Iglesia que nos une y nos sirve de guía con María, su Madre a la cabeza.


Todo quedaría ahogado por la zarza y el pedregal sí no somos capaces, como María, encender la llama de emprender el camino que ella nos ha iluminado, desde la Semana Misionera, hacia JESÚS, su HIJO, fuente y meta de nuestro peregrinar. Todo quedaría en un oír, pero no escuchado en el silencio de nuestro corazón sí no avanzamos en el compromiso de entrega y disponibilidad a experimentar y buscar lo que el SEÑOR, quizás, a través de María, ha querido sembrar en el huerto de nuestro corazón.


Dejémonos cultivar y abonar por la intercesión de María, y abramos nuestro corazón al Sembrador de la Palabra que nos Revela lo que su PADRE nos quiere y ama y, en ÉL, su HIJO, por su muerte y resurrección, hemos sido salvados.


Tras la plegaria celebramos un ágape fraterno donde compartimos un reconfortante chocolate con churros y algún bizcochón que generosamente fue ofrecido por todos y para todos en un signo de comunidad en torno a María y en medio de su HIJO JESÚS.

Un fuerte abrazo a todos en CRISTO, y esperemos vernos cargados de razones y frutos el próximo año en torno a nuestro SEÑOR JESÚS y a su Madre María.