ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 7 de marzo de 2010

PUNTOS DEL CATECISMO MEDITADOS POR EL PADRE JESÚS.


- PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE
- PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
- CAPÍTULO PRIMERO: EL HOMBRE ES "CAPAZ" DE DIOS

CAPÍTULO PRIMERO:
EL HOMBRE ES "CAPAZ" DE DIOS

II. Las vías de acceso al conocimiento de Dios

35 Las facultades del hombre lo hacen capaz de conocer la existencia de un Dios personal. Pero para que el hombre pueda entrar en su intimidad, Dios ha querido revelarse al hombre y darle la gracia de poder acoger en la fe esa revelación en la fe. Sin embargo, las pruebas de la existencia de Dios pueden disponer a la fe y ayudar a ver que la fe no se opone a la razón humana.

Meditación:

    CAPÍTULO PRIMERO:
    EL HOMBRE ES "CAPAZ" DE DIOS

    II.Las vías de acceso al conocimiento de Dios 35

Dios, principio y fin. ¿Quién más que Dios? ¿Tú? ¿Ése?...

Busca a alguien que haya estado siempre aquí: sólo Dios.

Esa es la conclusión a la que le lleva el raciocinio del hombre. Que él no es Dios, que sólo hay un Dios y que no es otro ser humano como él, sino que es un ser perfecto.

La experiencia del hombre es que es y deja de ser. Nace, puede reproducirse y muere.

El hombre es sólo una criatura de Dios.

Tú eres capaz de hallar la fe por la razón humana, porque Dios es el creador de lo humano y es la fe la que nos hace hallar a Dios que es Creador; por lo tanto, la razón humana y la fe, no tienen impedimentos en ir unidas en la realidad de la verdad que es que el hombre es capaz de hallar a Dios porque la naturaleza toda refleja a Dios que la creó al darle el beso del alma, de vida.

Tú, con tu razón ves que la fe tiene una razón de ser: La vida del hombre.

P. Jesús

Mi comentario:

Desde el momento que el hombre sacia su hambre material y humana, surge en él una pregunta, que no puede evitar: ¿Qué es y de donde viene? El hombre se conoce creado, nacido de la nada, y también finito: de la misma manera que nace tendrá que morir. Igual que los seres irracionales, qué por su irracionalidad no se preguntan nada, el hombre piensa en su camino, y busca respuestas que respondan a sus propios interrogantes.

Se sabe finito, pero al mismo tiempo experimenta deseos eternos. Se sabe pecador, con tendencias malas propias de su naturaleza, pero ansía y desea hacer el bien, y se esfuerza en ello. Su deseo más profundo es amar y toda su vida va en esa dirección. Pero experimenta que hace, muchas veces, lo que no quiere hacer, "el mal, y deja de hacer lo que realmente quiere "el bien", es decir, amar.

Experimenta vivencias amorosas, solidarias y generosas en favor de otros, pero pronto se olvida y vuelve a las andadas. Es su lucha y su cruz. Necesita ayuda de ALGUIEN, diferente a ÉL, Poderoso e infinito, dueño de todo lo creado, que lo ama y le promete ayudarle, pero eso exige fiarse, creer y abandonarse en sus Manos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.