ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 4 de julio de 2010

PUNTOS DEL CATECISMO MEDITADOS POR EL PADRE JESÚS.


PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE

PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»
CAPITULO SEGUNDO,

DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE
Artículo 1 LA REVELACIÓN DE DIOS

II Las etapas de la revelación

Dios forma a su pueblo Israel nº 64

64 Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cf. Is 2,2-4), y que será grabada en los corazones (cf. Jr 31,31-34; Hb 10,16). Los profetas anuncian una redención radical del pueblo de Dios, la purificación de todas sus infidelidades (cf. Ez 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cf. Is 49,5-6; 53,11). Serán sobre todo los pobres y los humildes del Señor (cf. So 2,3) quienes mantendrán esta esperanza. Las mujeres santas como Sara, Rebeca, Raquel, Miriam, Débora, Ana, Judit y Ester conservaron viva la esperanza de la salvación de Israel. De ellas la figura más pura es María (cf. Lc 1,38).


Meditación:

    PRIMERA PARTE LA PROFESIÓN DE LA FE,

    PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS»

    CAPÍTULO SEGUNDO:
    DIOS AL ENCUENTRO DEL HOMBRE

    II Las etapas de la revelación

    Dios forma a su pueblo Israel nº 64

Las mujeres siempre han sido muy importantes para Dios, por su fe. Esa fe con que los profetas alimentaron al pueblo, por tener una relación con Dios mismo que los iba instruyendo en lo que iba a venir, en lo que aconteció siglo tras siglo, y que Dios fue revelando al hombre, al que tanto ama Dios.

P. Jesús

Mi comentario:

En el proyecto de salvación, DIOS, en su pedagogía, va preparando a su pueblo a través de ciertas personas, profetas, que van formando y señalando a su pueblo el camino que DIOS les ha indicado. En esta misión la mujer aparece como testimonio vivo de obediencia y aceptación a la Voluntad de DIOS, que nos ilumina y nos purifica y nos señala el camino ha seguir. Exponente de todo ello es María, la Madre de DIOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.