ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 3 de diciembre de 2010

ESTEMOS VIGILANTES


 Un estudiante tiene la experiencia que de no estar preparados sus exámenes no tendrían buenos resultados. Y todos hemos experimentado alguna vez en nuestras vidas que cuando no hemos preparado nuestro futuro corremos el peligro de que se presente negro y mal.

Los proyectos hay que prepararlos, y el futuro se construye haciendo del presente lo que todos sabemos que tenemos que hacer. Por lo tanto, es ahora cuando debemos de tomar las debidas precauciones y examinarnos diariamente. Y examinarnos consiste en acometer todas nuestras acciones con la mayor dedicación y entrega.

Y nuestras acciones están dentro de nosotros, porque, ¿quién no sabe que tiene que cumplir con su trabajo de forma correcta? ¿Quién no sabe que debe ser honrado, honesto, justo y procurar la paz y la convivencia entre todos? Son premisas que anidan en el corazón de todo hombre, y que todos queremos cumplir. De tal forma, que haciendo esto el mundo sería mejor.

No se nos escapa que debemos estar preparados para cuando llegue nuestro examen final. Y eso es lo que la Palabra de DIOS nos recuerda hoy: 

"Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan toda la faz de la tierra. Estad en vela, pues, orando en todo tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis estar en pie delante del Hijo del hombre".

 Se hace necesario pararnos y reflexionar sobre nuestros actos y el camino de nuestra vida, no sea que con tanta velocidad no nos demos cuenta de que dejamos muchas cosas que hacer en el camino.

Mira, SEÑOR, como va mi vida, 
quizás muy deprisa y sin rumbo.
Distraída en cosas superfluas y 
caducas, y cegado ante lo
verdaderamente importante.

Y, lo peor, SEÑOR,  es que no 
puedo pararme. No tengo fuerzas
para decir basta y responder a 
lo que verdaderamente siento
dentro de mí, a lo que me
gustaría hacer.

Sólo me queda la esperanza de
encontrar las fuerzas en TÍ,
porque TÚ eres el Camino,
la Verdad y la Vida, y a TI
vengo a pedírtela: Dame las
fuerzas necesarias para darme
cuenta que sólo en la humildad
puedo encontrar el verdadero rumbo
 y norte de mi vida. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.