ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

domingo, 31 de julio de 2011

¿MILAGROS DE PANES Y PECES? (Mt 14, 13-21)


Multiplicar panes y peces no debe de sorprendernos mucho cuando quien lo hace tiene poder para hacer y deshacer según lo desee,  pues es ÉL el hacedor de todo lo que existe a nuestra vista y también de lo que se esconde. Quizás, por nuestra pequeñez y limitaciones lo que nos llama más la atención es el crear y multiplicar, en este caso, panes y peces para toda aquella muchedumbre que se había congregado en torno a su alrededor.

El milagro no debe centrarse en cuanto multiplicar la comida en tanto dar de comer. Porque lo grandioso y que se esconde a nuestra vista es la compasión de JESÚS por nuestra hambre física. Ese es el verdadero milagro, la gran compasión de JESÚS de nuestra necesidad de comer y la de proveernos de la comida.

Lo mismo que ha hecho por cada uno de nosotros al entregar su vida para salvarnos. Ese es el verdadero milagro de cada día. JESÚS se compadece de nosotros y, a pesar de nuestra indiferencia, nuestros insultos, rechazos y pecados, nos espera, nos perdona, se compadece y nos da de comer para que vivamos eternamente. ¿No es este el verdadero milagro?

Gracias SEÑOR por tanta lastima y compasión,
gracias por tu Misericordia, gracias
por tu comida, gracias por
tu salvación. Amén.

sábado, 30 de julio de 2011

HAY RESPUESTA CUANDO, ANTES, HUBO ENCUENTRO (Mt 14, 1-12)


Sin una experiencia de vida, no hay vida comprometida. La vida se compromete cuando, antes has experimentado un encuentro con Aquel que es capaz de comprometerte, porque el encuentro con ÉL da respuesta a todos tus interrogantes y deseos desesperados de amar y ser amado.

Cuando sale desde dentro toda la esperanza contenida en el interior de tu corazón, descubres que tu mayor tesoro no está fuera, en las cosas que, en primer momento, prometen hacerte feliz, sino en la capacidad de amar y de dejarte amar.

Y, JESÚS, es ese Hermano que te descubre al PADRE que te abraza, que te recibe con los brazos abiertos y te llena de besos. Que hace una fiesta e invita a toda su casa a alegrase porque el hijo perdido ha regresado. Encontrado ese PADRE quedas plenamente satisfecho en ÉL y lleno de gozo y alegría lo anuncias y das testimonio de ÉL hasta dar tu propia vida.

Por todo ello, las palabras de Juan Pablo II, con motivo de la Exhortación apostólica de la Iglesia de Europa, nos ayudan a entender lo que significa el verdadero encuentro con JESÚS: «Con toda la Iglesia, invito a mis hermanos y hermanas en la fe a abrirse constante y confiadamente a Cristo y a dejarse renovar por Él, anunciando con el vigor de la paz y el amor a todas las personas de buena voluntad que, quién encuentra al Señor conoce la Verdad, descubre la Vida y reconoce el Camino que conduce a ella».

Revisteme, DIOS mío, de la fortaleza necesaria,
para dar testimonio de tu Palabra de 
salvación con mi propia vida
si fuera preciso. Amén.

viernes, 29 de julio de 2011

SER PARA LUEGO HACER (Lc 10, 38-42)


Con mucha frecuencia confundimos el hacer antes que el ser, porque parece que lo importante es hacer y luego ser. No se mira quien ha jugado mejor sino quien ha ganado el partido o la lucha. Sin embargo, interesa y mucho como se juega y como se gana.

Porque dependiendo de cómo se es, se hará y se ganará. Es, por tanto, más importante ser que hacer, porque siendo se hará en correspondencia a como se es. Y si se es para DIOS, se actuará según DIOS. Por eso, María, hermana de Marta, escogió la mejor parte, la de aprender y escuchar como hay que ser, según la Palabra de JESÚS, para luego actuar y hacer según la Voluntad de DIOS.

PADRE mío, haz que sepa escuchar y formarme en
el ser según tu Voluntad, para luego actuar en 
el obrar y servir como TÚ quieres. Amén.

jueves, 28 de julio de 2011

¿NO ES ESTE NUESTRO PRINCIPAL PROBLEMA? (Mt 13, 47-53)


¿Y lo que, todos, más deseamos? Porque al final lo que va a importar es cómo vamos a quedar y dónde vamos a pasar la eternidad. El problema ahora es creerlo o no creerlo, porque después no hay tiempo. Nos dice hoy JESÚS que vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y rechinar de dientes.

Y esto, es lógico entenderlo así, significa que aquellos que se excluyen del Reino de DIOS para SIEMPRE no morirán, porque la muerte es lo mejor que les puede pasar. Muertos no sufrirán más, sino que permanecerán errante, angustiados, atormentados y sufriendo de forma horrible toda la eternidad, es decir, para SIEMPRE. La advertencia es clara y directa. Como tiene que ser no hay mentira ni traición.

Porque se puede pasar que esto es muy duro y podría decirse de otra manera más suave, pero también podría dar lugar a no entenderse bien. Por eso, JESÚS nos dice hoy si hemos entendido bien esto, para que nadie se quede confundido ni entienda otra cosa. Claro como el agua.

Y esto nos debe comprometer a proclamarlo, una buena oportunidad puede ser, para todos aquellos que puedan, el "1 er Encuentro de Blogueros Católicos con el Papa", con nuestra palabra y nuestra vida.

Ilumina señor mi mente y y mi vida para que,
permaneciendo en TI sea voz y palabra
para anunciar tu Reino. Amén.

miércoles, 27 de julio de 2011

¿HEMOS ENCONTRADO EL REINO DE LOS CIELOS? (Mt 13, 44-46)


Tendremos que admitir y aceptar que no, porque de ser así ya hubiésemos vendido todo aquello que nos ata y nos aleja del verdadero Reino, alcanzar la Gloria de estar en la presencia del PADRE eternamente.
Ahora, no por eso debemos desesperar ni angustiarnos porque la Misericordia de nuestro PADRE es infinita y el recorrido de nuestra vida es la esperanza para lograrlo. En la parábola del hijo prodigo,JESÚS, nos relata y descubre el Infinito amor que el PADRE nos guarda, y eso nos enseña que con un PADRE así no nos puede pasar nada. Sólo con ponernos en sus brazos y corresponder a su Inmenso Amor encontraremos ese precioso tesoro que queremos encontrar.

Hay muchos hombres y mujeres, como nosotros, que lo han encontrado, y otros, entre ellos nosotros, que tratamos, y estamos buscándolo, de encontrar. Nunca descansaremos hasta descansar y llegar a la Casa del PADRE, pero mientras nuestro deseo, si es sincero, sea el encontrarlo en la verdad, estaremos en el buen camino. Por otro lado, el ESPÍRITU SANTO se encargará, es promesa de JESÚS, de asistirnos y ayudarnos a peregrinar por el camino que conduce a ÉL. Seamos fieles, creyentes y confiados como María, ejemplo primero de fe, fidelidad y obediencia hasta ser la esclava del SEÑOR.

No dejes que me hunda en el lodazal de mis propias
pasiones y apetencias caducas. Dame la fuerzas
para levantarme y ponerme en camino de
la Casa de mi PADRE, que me espera
con los brazos abierto para
llenarme de besos y
acogerme en su
casa. Amén.

martes, 26 de julio de 2011

LOS FRUTOS DE NUESTRO TALENTO (Mt 13, 36-43)


Sabemos que debemos hacer buen uso de todas las cosas de la tierra porque son para el disfrute de todos. Si las despilfarramos y las usamos mal, puede que a otros les falte. De igual forma, debemos y tenemos el deber y la obligación de aprovechar, reciclar, todo lo que nos sobra y que nos queda como residuos de lo que usamos. 

Es la forma de limpiar nuestro medio y de aprovechar todo lo que usamos y desechamos posteriormente. Es la forma de emplear todos nuestros talentos en servir a los demás y en darle utilidad a todo lo que sobra para bien y servicio de aquellos a los que les puede faltar.

Y, hoy, la Palabra de DIOS nos interpela para que hagamos uso de todos nuestros talentos en relación  y para el aprovechamiento de los demás. Y no sólo respecto a los bienes materiales sino también a los intelectuales y espirituales que cada uno de nosotros posea. Precisamente porque los ha recibido gratuitamente. Lo que recibas gratuito dalos gratuito.

El Sembrador ha sembrado mi campo particular de buena semilla, pero, por el Maligno, el pecado, también crece en mi campo cizaña que puede estropear la semilla buena que hay en mí, y tenemos que estar alerta y preparados para evitar que eso suceda.

Riega, SEÑOR, mi campo de buena agua y buen
abono para que mi tierra sea fértil y 
produzca buenos frutos. Amén

lunes, 25 de julio de 2011

NO NOS TOCA A NOSOTROS ELEGIR (Mt 20, 20-28)


Ni tampoco pedir el puesto que quisiéramos ocupar, porque todo será cuestión de lo que DIOS haya reservado para cada uno. La cuestión es que a nosotros nos toca estar preparado. Tener nuestras lámparas encendidas y con aceite suficiente para una larga espera. Lo demás, la hora de la llegada y el abrir la puerta no depende de nosotros.

Por eso, JESÚS nos dice hoy que el puesto de cada uno, no es el que cada uno quiera sino aquél que mi PADRE, que está en los Cielos, quiera otorgarle. A mí y a ti sólo nos resta estar atento, prestos y dispuestos a obedecer. Porque lo importante es estar disponible para el servicio y para servir, pues es ese nuestra principal misión y lugar aquí en este momento. Todo lo demás será cosa del PADRE.

Dame, DIOS mío, la actitud de estar siempre
dispuesto a servir, y atento a tu venida 
con mi lámpara encendida y 
provisto del suficiente
aceite par iluminar mi vida. Amén.

domingo, 24 de julio de 2011

IMPORTA SOLO EL VERDADERO TESORO (Mt 13, 44-52)


No vale la pena perder el tiempo con cosas que al final no cuenta ni valen para nada. Es el caso de todo lo que podemos encontrar aquí abajo. Son cosas medibles, caducas y que tienen su tiempo contado. Sí, pueden alegrarnos a rato esta vida, pero no nos dan la solución de lo que verdaderamente importa y buscamos.

Porque buscamos la eternidad plena y feliz, y la buscamos porque la sentimos dentro de nosotros, y, sobre todo, porque Alguien nos la ha ofrecido. Alguien que tiene Palabra de Vida Eterna y que, con su Vida, ha pagado por cada uno de nosotros.

Ese es nuestro más preciado Tesoro, y cuando lo hemos encontrado empeñamos todos nuestros recursos y fortuna en comprarlo y mantenerlo, porque en ello nos va la vida. Nada importa sino ÉL, y con ÉL tendremos todo, todos nuestros afanes e inquietudes colmadas y plenas de gozo eternamente.

Por eso, consciente de que no hay mayor tesoro
que alcanzar la presencia del PADRE y
permanecer en ÉL, ruego al 
SEÑOR JESÚS que, por
su intersección, nos
de la fortaleza de
no perder el
tesoro de la vida eterna.

sábado, 23 de julio de 2011

HUIR NO SOLUCIONA NADA (Mt 13, 24-30)

Cristo habló de la cizaña (Mt 13:24-30),

El problema siempre existirá, aquí y en Pekín. Y digo esto, porque suele pasarnos que en los grupos donde solemos trabajar y compartir nunca llueve a gusto de todos. Siempre estaremos con algún disgusto o problema. Y nos surgirá la tentación de marcharno en busca de otro grupo que nos vaya mejor.

El conflicto siempre estará presente. Muchas veces somos nosotros los que lo llevamos y otras nos lo encontramos. Pero dónde quieras que vayas encontrarás problemas. Por tanto, la única solución es llenarte de paciencia y amor y someter tu amor propio al Amor de DIOS y al de los demás. Si no antepones el Amor de DIOS y el de los demás a ti mismo, a tu amor propio, dónde quieras que vayas encontrarás problemas.

Por eso, la parábola de hoy nos habla de trigo y cizaña. Ambos crecen juntos y al arrancarse unos pueden llevarse a los otros. Por todo ello, necesitamos estar vigilantes, prestos y fortalecidos en el Amor para no desfallecer y permanecer pegados a la Vid, y evitar ser arrancados y no dar frutos.

No permitas, DIOS mío, que el mundo convierta mi
trigo en cizaña, y mantenme erguido, firme y
vigilante para que la cizaña no se 
enrede en mi semilla y me
lleve con ella. Amén.

viernes, 22 de julio de 2011

DEL TRATO SURGE EL CONOCIMIENTO (Jn 20, 1-2. 11-18)

¿A quién buscas?

Si pararnos a pensar creemos que de la confianza surge el trato íntimo y la comunicación entre las personas. Pero, parados en una atenta reflexión, observamos que de la frecuente comunicación y esfuerzos de diálogo va surgiendo la confianza. Cuando daba cursillos prematrimoniales solía decir que la confianza es la hija del diálogo. Y verdaderamente me parece que es así.

En la medida que nos acercamos a la Eucaristía y a la oración (diálogo) con JESÚS, vamos entrando, por su Gracia, en la confianza y en la intimidad con ÉL. Del trato surge la confianza y, como consecuencia, el conocimiento. Eso fue lo que le ocurrió a María Magdalena al oír la exclamación de JESÚS. Su trato había sido tan intenso y frecuente en los tres años de vida pública de JESÚS, que distinguía perfectamente su tono y su especial forma de hablar. Inmediatamente exclamó: ¡Maestro!

SEÑOR, dame la Gracia de conocerte en mi trato
de cada día, porque eso significará que
hablaré contigo diariamente.

No dejes que pase un día sin mantener una 
conversación contigo, sin visitarte y sin 
intercambiar mis inquietudes y
ponerlas en tu presencia. Amén.

NECESITAMOS TU PRESENCIA


¿Por qué esforzarnos en llegar a todo los lugares y rincones? ¿Por qué  anhelar compartir ese gozo y felicidad eterna a la que estamos llamados? ¿Por qué? Porque no podemos contener esa alegría a la que aspiramos y a la que sabemos aspiras tú también. A pesar de que no lo descubras y no lo sientas de momento. Tú también estás salvado, y estás llamado a una vida eterna y gozosa. 

Sin embargo, eso no basta, tienes que ser tú mismo quien digas que sí y des ese paso de querer recibirla. Y, si no lo sabes o lo ignoras, o estás dormido por el arrullo del mundo que te tiene adormecido y entretenido, nosotros, en este 1 er Encuentro de Blogueros Católicos junto al Papa Benedicto XVI, te lo queremos decir y proclamar.

Por eso necesitamos que vengas. Carmen Bellver lo ha expresado muy bien en su blog (ver aquí), para que despiertes si estás dormido, para que te pongas las pilas si andas entretenido o para que nos ayudes a proclamarlo porque necesitamos voces, pies y manos que lo hagan. La vida que hemos recibido, por la Gracia de DIOS, es para SIEMPRE y, por los méritos de JESÚS en la Cruz, la hemos obtenido gratuitamente. Por lo tanto, no la dejes escapar pues es nuestro mayor tesoro. Acercarte y veraz.

TODA LA INFORMACIÓN EN

jueves, 21 de julio de 2011

VER Y OÍR LO QUE REALMENTE QUIERO (Mt 13, 10-17)


Porque todos queremos oír siempre la verdad. Entre otras cosas porque sólo la verdad nos hará libres y dichosos. El hombre, nosotros, los hombres y mujeres de este tiempo queremos vivir en la verdad. Experiencias, como las vividas, 15 M, nos manifiestan que buscamos y exigimos la verdad, precisamente porque la verdad nos hará libres y plenos de felicidad.

Muchos creen tener y estar en posesión de la verdad y sus oídos se cierran a los demás, porque su verdad es la que, según ellos, es verdad , valga la redundancia, más no es así, y la experiencia de la propia vida se encarga de hacérnoslo ver. Y es esa soberbia y dureza de corazón la que cierra sus oídos a toda verdad, pero sobre todo a la Única y Verdadera Verdad que sólo está en DIOS. Y en la medida que nosotros estemos en ÉL, también estaremos en la verdad.

Por eso, todos aquellos que se jactan en tener la verdad, quedaran al final sin ella y perderán todos, porque sólo al que tiene y escucha la verdad, la verdadera Verdad, le será dado todo. 

Déjame SEÑOR empaparme de tu Verdad, porque sólo 
TÚ eres la Verdad, el Camino y la Vida. No permitas
que me aleje de TI, no me arrojes lejos de tu
Santo Espíritu. Devuélveme la alegría de 
tu salvación y afiánzame con un
espíritu generoso. Amén.

miércoles, 20 de julio de 2011

NO PUEDO ENTERRAR MIS TALENTOS (Mt 13, 1-9)


Muchas veces sabemos que esto o lo otro lo hacemos medianamente bien, por no decir muy bien, pero, por muchas cosas o por miedos los dejamos de hacer. Son nuestros compromisos que nos asustan y responsabilizan y a los que, con mucha frecuencia, no le plantamos cara porque nos hace la vida más cuesta arriba.

Son las sabidas luchas contra corriente que nos tientan a huir y a tomar el camino más cómodo y fácil. Son las tentaciones de enterrar nuestros talentos y no arriesgarnos a ponerlos en productividad por miedo a perderlos. Son nuestros egipcios (Éxodo 14, 5-18)), de la Palabra de ayer, que nos amenazan a rechazar la salvación que nuestro PADRE DIOS nos ofrece.

Son nuestras arriadas de bandera blanca ante la cizaña, la ventisca o los contratiempos e inclemencias del tiempo que nos amenazan y nos impiden dar frutos. Son nuestras pruebas y dificultades que necesitamos vencer poniéndonos en Manos del Sembrador y dejándonos plantar, abonar y cultivar por ÉL.

PADRE del Cielo, quiero ser semilla de tierra buena,
de buen cultivo y de buenos frutos, pero, 
para ello, necesito el calor, la
lluvia y los cuidados de
tu Mano. amén.

martes, 19 de julio de 2011

TODO SOMETIDO AL AMOR DEL PADRE (Mt 12, 46-50)


¿Cuántas cosas hay en mi corazón? Y de todas ellas, ¿cuál ocupa el primer lugar? Porque de la que ocupe el primer lugar dependerá lo que más anhele mi corazón. Y si hay cosas que ocupen el lugar principal de mi corazón, el PADRE no podrá ocuparlo. Y si el PADRE no lo ocupa, mi primer amor no es el PADRE.

De modo que, no estoy haciendo la Voluntad de mi PADRE DIOS: "Amarle sobre todas las cosas", porque hay cosas que, en mi corazón, están primero que ÉL. Nada es primero al Amor a DIOS, y eso es lo que DIOS quiere, que le entreguemos nuestro amor libremente. Nuestro Amor que pasa, casi al mismo nivel, por amar también a los demás.

Por eso, mis amigos, hermanos, padres y madres son todos aquellos que hacen la Voluntad de mi PADRE, dice el SEÑOR, que está en los Cielos. Y, María, su Madre, es la primera que se ha dejado Amar por el PADRE. Es la Esclava humilde que se ha entregado a la Voluntad del PADRE: "Ser la Madre de su HIJO".

Enamora, PADRE mío, mi corazón y llénalo de tu
gozo y cariño. Mi corazón roto, malherido y
apegado al pecado necesita de TI, de 
tu Gracia.

Gracias por la Madre y el HIJO de sus entrañas que,
por obra del ESPÍRITU SANTO, han venido a
enseñarnos el camino del verdadero
amor: "Cumplir tu Voluntad. Amén.

lunes, 18 de julio de 2011

¿CON QUÉ DERECHO EXIJO? (Mt 12, 38-42)


No sólo me planto, sino que me tienen que demostrar, ¡y muy clarito!, a mi manera y gusto, que TÚ eres DIOS. ¡Vamos!, que tienes que demostrarme una y mil veces, y las que hagan falta,a que eres DIOS hasta que yo lo crea y me convenza.

Ese era el sentimiento de aquella gente a la que JESÚS llama "perversa y adultera", pues no sólo se resistían a la evidencia, sino que se constituían en señores con derecho a ser tratados como a ellos le apetecía. ¡Y continuamos así!

Exigimos que se nos demuestre que JESÚS es DIOS;  exigimos que baje alguien, ya muerto, a decirnos que es verdad, que estamos resucitados y salvados en JESÚS, por su Muerte y Resurrección. Exigimos y nos encontramos con derecho a todo, y nada es nuestro y, es más, todo se nos ha sido dado. Nos bastaría reconocer que DIOS es mi destino y mi fin último porque lo que más busco y quiero es ser eterno y feliz, y eso lo alcanzo cuando realmente empiezo a amar como JESÚS me ama.

Dame, SEÑOR, un corazón infinito como el tuyo
para amarte y amar a mis hermanos como
TÚ me has enseñado. Amén.

domingo, 17 de julio de 2011

EJEMPLOS NOS PUSO A MONTONES (Mt 13, 24-43)

 Cuando conviven juntos el bien y el mal...

No caben excusas ni justificaciones, pues todo está claro, al menos lo que se necesita para tomar la salvación que nos ha sido ofrecida. Porque lo grandioso y maravilloso es que ya, aquí ahora, estamos salvados. Se ha pagado el rescate y hemos sido devueltos a la vida. El dilema ahora es elegir esa salvación o convertirse en cizaña y terminar en el fuego.

Todo va a depender de nuestra grano de mostaza, de nuestra levadura y de nuestro celo apostólico por crecer y fermentar para dar fruto y extenderse. Todo va a depender del cultivo de nuestra fe y del producto de nuestra cosecha. Seremos nosotros nuestros propios cultivadores y los dueños de nuestros propios frutos, pues la siembra ya ha sido hecha y tiene el suficiente abono necesario para dar fruto. Ahora es nuestra voluntad libre la que pondrá el riego de amor necesario para que la semilla muera y dé frutos.

Quiero ser semilla abonada y cultivada para,
muriendo a mí misma, dar los frutos
del grano de mostaza y de la 
levadura fermentada.

Quiero ser campo de trigo bueno donde
la cizaña sea apartada y arrojada
al fuego, y solo permanezca
el fruto de mi buena
semilla. Amén.

sábado, 16 de julio de 2011

LA CARGA SE ALIGERA CUANDO ES DESEADA (Mt 12, 14-21)


Cuando el camino se nos pone empinado, escarpado y difícil de recorrer, todo parece que se nos viene abajo y nuestras fuerzas sentimos desfallecer. Es el acontecer diario de cada día que en muchos momentos de nuestra vida sentimos y sufrimos. Pero, hay algo más, y es que cuando esa carga de cada día que llevamos en nosotros es una carga impuesta, no querida, sufrida porque no nos queda otra alternativa, la situación puede llegar a ser caótica, depresiva y de fatales consecuencias.

Expresiones como: ¡"No puedo más!, ¡estoy al borde de un ataque de nervios!, ¡me va a dar algo!", son las consecuencias del sentimiento de no poder seguir así y no aguantar esta dura subida por el camino de nuestra vida. Son momentos tensos que nos harán tomar otros derroteros más facilones o sucumbir a las apetencias de lo más fácil y llevadero. 

La expresión: "No podía seguir así" refleja nuestra visible bandera blanca en señal de rendición y entrega a los criterios del mundo. Mi carga es muy pesada y no he podido llevarla. Posiblemente he querido cargarla yo solo.

Pero, ocurre y se experimenta que cuando esa carga que la vida nos depara a cada uno es aceptada. Aceptada como las circunstancias de la vida que me ha tocado vivir, de la consecuencia de mi propio pecado, y de la cruz que me toca cargar, la visión de la misma empieza a cambiar. El peso sigue siendo el mismo, pero la forma de llevarla se hace más ligera y suave. La presencia del Quien me motiva a caminar, a tomarla en mis hombros y a avanzar hacia adelante, me anima, me conforta, me fortalece y me la hace más llevadera.

Cuando tomo conciencia que mi cruz, al igual que su Cruz, yo debo también padecerla, sufrirla y llevarla en, con y por ÉL, todo se hace más llevadero, ligero y suave. Su yugo me es mucho más fácil cargarlo, soportarlo y transportarlo porque ÉL me sostiene, me empuja, me levanta, me anima, me fortalece, me acompaña, me alegra, me sonríe, me habla, me alimenta, me aconseja, me descubre el camino, me da la vida y me hace feliz.

SEÑOR JESÚS, TÚ eres mi apoyo, mi sostén, mi roca, mi
motivo, mi anhelo, mi camino, mi fortaleza, mi
esperanza, mi alimento, mi interés, mi
ilusión, mi tesoro, mi única fuente
de felicidad eterna, por eso,
la carga, el peso, las
contrariedades, 
la cruz, 
CONTIGO 
puedo llevarla adelante. Amén.

viernes, 15 de julio de 2011

EL PERDÓN POR ENCIMA DE LA LEY (Mt 12, 1-8)


En muchos momentos experimentas que la norma y la ley son contrarias al perdón y al amor. Porque para perdonar hay que amar, y sólo amando se puede comprender que lo importante no es la norma ni la ley, sino el perdón y la misericordia.

Si bien es que, tanto la norma como la ley van en favor de hacer el bien y de ordenar nuestra vida en cuanto a la buena y justa convivencia, si ocurre que en muchos momentos las circunstancias aconsejan actuar fuera de la norma y por encima de la ley. Es el caso que hoy nos narra la Palabra del DIOS, y que JESÚS recrimina a los fariseos.

No debemos empeñarnos tanto cumplir en cuanto perdonar y amar con misericordia, pues cuando se ama ya se está corrigiendo. Y el amado devuelve la misericordia en actitud de corregirse y de actuar en favor del bien común. Pues cuando somos perdonados por JESÚS, sentimos el deseo de no volver a pecar más, a pesar de nuestras limitaciones e impotencias, que nos traicionan y nos tientan de nuevo.

Gracias, SEÑOR, por tu paciencia, por tu espera,
por tu misericordia, y por quedarte a mi
lado para perdonarme, una y cien
veces, por mis caídas y 
mis debilidades. Amén.

jueves, 14 de julio de 2011

EL VERDADERO DESCANSO ESTÁ EN JESÚS (Mt 11, 28-30)


¿Quién no se ha sentido cansado, fracasado, desfallecer y dispuesto a abandonar el proyecto o el camino emprendido? Sin lugar a duda, todos. Y más a menudo que lo que pensamos, pues cada día tenemos que hacer verdaderos esfuerzos para levantarnos y volver a emprender las faenas que hemos dejado el día anterior, o volver a reanudar lo que corresponde a cada día.

Incluso, para muchos, se hace duro soportar cada día el tiempo de su vida y gastarlo de forma aburrida, sin horizontes y cansina. De cualquier forma, con el paso del tiempo vamos experimentando que todo empieza de nuevo, y que nada satisface nuestras ansias de felicidad y gozo. Lo bueno dura poco, es frase acuñada en nuestro corazón, y llegado algún tiempo bueno nos prestamos a consumirlo rápidamente antes de que se nos vaya. Prisas y prisas, siempre las repetidas y agobiantes prisas.

Y finalmente nos sentimos cansados, frustrados, resignados, hasta el punto de que aceptamos con resignación de que esta vida es así y ¡qué vamos a hacer!, aguantar hasta el momento de nuestra hora. Con el paso del tiempo vamos considerando la vida como una carga y un peso que nos agobia y nos desespera. ¡Y vaya equivocación!

JESÚS nos dice hoy que eso no es así. Que ÉL ha venido para que cuando estemos cansados y agobiados acudamos a ÉL. Qué en ÉL encontraremos paz, tranquilidad y todo lo que buscamos, porque estamos hechos en, por y para ÉL, y sólo en ÉL encontraremos la razón de nuestro ser y nuestra felicidad. Por eso buscar en otro lugar es gastar nuestro tiempo en cosas corruptas y basura, porque nuestro tesoro está en JESÚS.

Enseñame, JESÚS, a saber buscar la verdadera paz,
el verdadero descanso y la verdadera felicidad
en tu regazo, porque sólo en TI podemos
encontrar la felicidad que buscamos. Amén.

miércoles, 13 de julio de 2011

NO ESTÁ EN MÍ LA SABIDURÍA DE ENTENDER (Mt 11, 25-27)


Hay lagunas misteriosas en nuestra capacidad de entender y comprender que, sólo con la fe, podemos superar y seguir en el camino. Es en esos momentos cuando, o decido seguirle, o decido quedarme anclado en este mundo y con las cosas de este mundo. Por lo tanto, condenado a la caducidad y a la muerte.

Cierto es que no puedo entender que Alguien se hiciera a sí mismo, porque superado eso, lo demás estaría explicado. Pues Quien se hace a sí mismo puede hacer todo lo que le complazca y desee hacer. Pero, tan cierto es también que existo, que soy tangible y me puedo tocar. ¡No soy un sueño!
Por lo tanto, si existo, Alguien fue mi Creador. Es mucho más fantasioso e irreal pensar y creer en energías misteriosas y casuales que, sin saber cómo, han sido el resultado de mí ser tan perfectamente pensado. ¡La realidad es que existo!, pero no sé cómo.

Por lo tanto, me fío de JESÚS, Muerto y Resucitado, que me entiende, que sabe de mis deseos y anhelos, que me promete lo que realmente gravita y se esconde dentro de lo más profundo de mi corazón: "Gozar eternamente de la vida en plenitud", y que es la respuesta a todos mis proyectos e ideales. Vivir su misma Vida, eterna y plena, es lo que palpita dentro de mí. 

Por eso creo en su Palabra; por eso, creo en su Encarnación, en María, en los Apóstoles, en todo lo que me dice, y, sobre todo, en la esperanza de que ÉL mismo me lo quiera revelar.

Estoy dispuesto, expectante, ansioso de escuchar
tu Palabra, SEÑOR, para acogerla, para
hacerla vida de mi vida, y para
llevarla prendida en mi
corazón. 

Dame sabiduría, humildad y fortaleza para saberla
acoger, para distinguirla entre todas las 
palabras caducas y finitas de este
mundo, porque, sólo la Tuya, 
mi SEÑOR, tiene Palabra
de vida Eterna. Amén.

martes, 12 de julio de 2011

¿CÓMO SE SIENTE EL SEÑOR RESPECTO A MÍ? (Mt 11, 20-24)

En aquel tiempo, Jesús se puso...

Anoche fue una de esas noches en que piensas tirar la toalla, en las que te das cuenta de tu pobreza y limitaciones; en las que, minutos después, tomas conciencia que has vuelto a meter la pata, a tropezar con la misma piedra, a volver a estropearlo todo. Miras hacia atrás que caes en la cuenta de que has vividos muchas noches como esta.

Hoy, JESÚS, nos habla de dos ciudades, Corozaín y Betsaida, que rechazaron su mensaje a pesar de tantas señales y milagros que hizo entre ellas. Y se siente decepcionado porque donde había hecho casi todos sus milagros no hay respuesta a su Palabra. Eran las ciudades y gentes a las que se sentía más cerca, con las que más había hablado y obrado entre ellas. 

Corozaín, Betsaida y Cafarnaúm habían sido las más privilegiadas por sus Palabras y sus obras, incluso, en Carfanaúm tuvo su residencia. Sin embargo, los frutos brillaron por su ausencia. ¿De qué ha servido tanto mimo? Al final, le dan la espalda como todas.
Pero, ¿qué pasa conmigo, con nosotros que también estamos cerca, o al menos lo creemos? ¿No nos estará ocurriendo igual? ¡Cuantas veces sufrimos esa misma decepción! Con dolor e impotencia comprobamos que horas y años de nuestro trabajo pastoral no han servido para nada. Y comienza nuestra desesperación, el ánimo evangelizador por los suelos. Nuestra cabeza se llena de pensamientos de huida, de regreso a Emaús.

No dejes, SEÑOR, que me pierda en la desesperación
y en la desilusión. No permitas que me aparte de
mi propia cruz, y que apoyado en TI sea 
capaz de cargarla y llevarla.

Necesito tu ánimo, tu fortaleza, tu ilusión, tu fe
y amor por el PADRE. Devuelveme la ilusión
de mi primer amor, fortalece mi fe, y
enciende en mi la llama de la 
esperanza y el amor. Amén.

lunes, 11 de julio de 2011

UNA CONSTANTE LUCHA INTERIOR (Mt 10, 34-11, 1)


La semilla tiene que morir para dar paso a la raíz que germinará y dará frutos. Nuestro amor propio (nuestra semilla) tendrá que someterse a el amor de DIOS, el Sembrador, y, por ÉL, también al amor de los demás, para dar frutos. Y eso significa morir a si mismo.

Si hay algún otro amor intermedio que dificultad e interfiere el Amor a DIOS y a los demás, no habrá sintonía perfecta y única que haga crecer ininterrumpidamente ese Amor y que viva en su presencia creciendo en conversión.

Por eso, todo lo que se interponga: Padre, hija, madre, suegra, nuera y enemigos de todo tipo debe de estar sometido, incluso la cruz de cada día, al amor a DIOS y a los demás. Esa debe ser la meta, el objetivo que anide en nuestro corazón. Y todo lo que no sea así indica que nuestro amor no ha madurado en la presencia de DIOS, no ha experimentado un encuentro verdadero, está sometido y apegado a las pasiones y teme perder su vida terrena y mundana.

Porque el que la pierde por JESÚS será el que verdaderamente la encuentra y la salva. Por eso, se hace necesario darse porque aquel que se da en el nombre del SEÑOR recibirá el ciento por uno.

Te pido, SEÑOR, el espíritu de fortaleza para
no desfallecer y el don de la paciencia
para perseverar en tu Palabra sin
titubeos ni desánimos. Amén.

domingo, 10 de julio de 2011

¿QUÉ CLASE DE TIERRA SOY? (Mt 13, 1-23)


Esa es la pregunta, ¿qué clase de tierra soy? ¿Soy tierra fértil, abonada con la pobreza y el estiércol de mi vida y mezclada con las virtudes que, por la Gracia del Sembrador, nuestro PADRE DIOS, he recibido? ¿Soy tierra que deja y permite hundir las afiladas garras del arado en la basura de mi vida, para que amasada con el agua y el calor del sol, fructifique y de de los frutos que de ella se espera?

Una cosa es segura, el cuidado y el trabajo del Sembrador no va a faltar ni a fallar, pero depende de mí, por su Gracia, que mi tierra se transforme en tierra de buenos frutos, de generosidad y bondad, de disponibilidad y generosidad, de paz y amor. No faltará la bondad del abono, el calor reconfortante, la poda de la hierba mala, el peligro de las acechanzas que amenazan esterilidad y muerte, pero la siembra, injertado en el Sembrador, dará sus buenos frutos. Todo dependerá que me deje sembrar.

Quiero ser semilla sembrada por TI, SEÑOR.
Sembrada y cultivada por la Gracia
de tu agua, esa agua que
salta hasta la vida
Eterna.

Dame la fe, la virtud de la fortaleza para
que con paciencia y perseverancia
mi vida quede injertada en
tu vida. Amén.

sábado, 9 de julio de 2011

LA OSCURIDAD VENDRÁ A LA LUZ (Mt 10, 24-33)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus...

Algún día amanecerá la verdadera luz, y lo que hoy se ve en penumbra, mañana se verá transparente y diáfano. Nada, ni la mentira, permanecerá oculto sino que la verdad descubrirá la verdadera y buena intención. Y esa Verdad es la que nos traerá la verdadera y única salvación.

Somos las criaturas más valiosas de este mundo ante los ojos de DIOS, nuestro PADRE. Porque así nos lo dice JESÚS, y porque nos ha entregado a su HIJO para redención de nuestras culpas. Por lo tanto, no tengamos miedo de perder el cuerpo y esta vida mundana, porque estamos llamados a la Verdadera Vida, la Eterna y junto al PADRE.

De forma que, a nada ni a nadie debemos temer, sólo a aquellos que nos pueda confundir y arrastrar con sus influencias por el camino de la perdición, del alejamiento del PADRE, porque así perderemos vivir eternamente en su presencia. Por lo tanto, seamos buenos discípulos, obedientes y firmes en seguir los consejos y exhortaciones que el Maestro nos propone y nos ofrece. No pretendamos ser más que el Maestro, porque eso nos traerá la perdición.

PADRE, en ti confío y a ti quiero firmemente
obedecer. Me pongo en tus Manos y,
con tu Gracia, quiero seguir
por el camino que TÚ
me trazas y me
indicas. Amén.


viernes, 8 de julio de 2011

¡CONTRADICCIÓN! (Mt 10, 16-23)

En aquel tiempo, Jesús dijo a...

Si, si te paras y lo piensas, es una contradicción. Una contradicción disparatada, de locos, de utopías, de caminar contra corriente en la aparente equivocación, en lo que no parece estar la felicidad ni lo que buscamos. Es la locura de darte a cambio de nada, y es entonces cuando descubres que es ahí donde está lo que buscabas, la verdadera y eterna felicidad.

Pero antes hay un recorrido salmoniano, contra corriente, contra lo que parece imposible de alcanzar, contra todas las luchas que nos hacen el recorrido vital muy duro, molesto y difícil. Y, gracioso, se nos advierte y se nos dice: "«Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas"».

Estamos advertidos, y el que avisa no es traidor. Pero, la experiencia te descubre que detrás de ese sometimiento a tu amor propio encuentras el remanso de paz que andabas buscando. Sólo cuando has antepuesto a DIOS y a los demás a tu amor propio, es cuando has descubierto esa inmensa fuente de paz, felicidad y tranquilidad que buscabas.
Es, simplemente, "Amar a DIOS y a los demás como JESÚS te ha enseñado a Amar". Por eso nada hay que temer a pesar de las dificultades y los problemas en el camino. "Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará".

La tarea es ardua y dura, y sin TI, SEÑOR, nada
podremos, pero contigo sé que soy mayoría 
aplastante, y nadie puede vencerme.

Dame, SEÑOR, la fortalece y valentía de no
desfallecer ni desesperar, y, pese a
los inconvenientes y obstáculos,
haz que persevere hasta
el final. Amén.

jueves, 7 de julio de 2011

NO PODEMOS CALLARNOS (Mt 10, 7-15)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «ld y y proclamad que el reino de los cielos está cerca...
Hay mucha gente que protesta porque la Iglesia proclama la Buena Noticia del Evangelio y con ella la salvación del hombre. Pero no advierten que lo bueno debe ser proclamado, porque lo bueno es querido por todos. Sería una actitud egoísta reservarse ese tesoro para sí, o para unos pocos, y no ofrecerlo gratuitamente y libre, no hay negocio, a todo aquel que quiera cogerlo.

JESÚS no vino para unos pocos, sino que su Muerte y Resurrección redime a todos los hombres sin excepción, por lo tanto, hay que proclamarlo en todos los lugares posibles, y a todas las personas posibles, porque, ¡muchos!, no lo conocen; no han podido conocerlo; no se les ha hablado de ÉL o, también, que es lo más frecuente, no quieren conocerlo.

Pero tenemos que hacerlo, amigo anónimo. La Iglesia (Incluso arriesgando sus vidas) tiene el mandato del SEÑOR de ir y predicar a todos y en todos los lugares. Porque eso es lo que esperan los hombres, su salvación, aunque muchos deslumbrados por las luces, soberbia, vanidades, amor propio y placeres de este mundo estén cegados y ciegos para verlo.

Ahora, eso si, sin molestar a nadie; ofreciéndolo gratuitamente, en paz y con respeto. Sin insultos, sin imposiciones, y quien lo hace no está cumpliendo con lo que manda JESÚS, y en su continuidad, la Iglesia:
No os procuréis oro, ni plata, ni calderilla en vuestras fajas; ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento. En la ciudad o pueblo en que entréis, informaos de quién hay en él digno, y quedaos allí hasta que salgáis. Al entrar en la casa, saludadla. Si la casa es digna, llegue a ella vuestra paz; mas si no es digna, vuestra paz se vuelva a vosotros. Y si no se os recibe ni se escuchan vuestras palabras, salid de la casa o de la ciudad aquella sacudiendo el polvo de vuestros pies. Yo os aseguro: el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad».
En esta hora de mi vida, dame SEÑOR sabiduría,
paz y fortaleza para trasmitirte, de palabra
y vida, a todos los hombres, de modo
que sientan tu presencia y no la
mía. Amén.

miércoles, 6 de julio de 2011

¿ME SIENTO ENVIADO? (Mt 10, 1-7)

En aquel tiempo, llamando a sus doce ...

En la medida que tu encuentro con JESÚS progresa, se gana en intimidad y se madura, tus compromisos van también creciendo, porque empiezas a tomar conciencia que tú tienes también una misión que cumplir: "Evangelizar". Si crees y le sigues, no puedes guardar ese tesoro que ÉL te ha enseñado y ofrecido, sino que debes, tú también, transmitirlo a los demás.

Esa fue la consigna recibida por Pedro y los demás Apóstoles. JESÚS los envía a predicar. Primero a los hijos de Israel, más tarde a todos en general. Ahora podemos tomar conciencia que, gracias a que muchos se tomaron esto en serio, hoy nosotros tenemos este Tesoro de sabernos salvados para SIEMPRE en pleno gozo y felicidad.
Desde ahí, la pregunta surge por sí sola: ¿Soy yo apóstol y me implico en transmitir esa Verdad que vivo? Precisamente, Madrid 2011- JMJ puede ser una primera piedra para empezar. Los blogueros católicos necesitan tu aliento, tus oraciones, pero también tu presencia. Inscribete en aquí.

Necesito tu aliento y ESPÍRITU, SEÑOR,
porque quiero ser tu apóstol, y
quiero con mi vida, 
proclamarte.

Sé, porque TÚ me envías, que
cuento contigo y con tu
Gracia, pero soy
tan poca cosa
que necesito
y tengo 
que decírtelo. Amén.

martes, 5 de julio de 2011

A PESAR DE LAS EVIDENTES PRUEBAS NUESTROS OJOS NO VEN (Mt 9, 32-38)


Nos cuesta admitir una evidencia, sobre todo cuando es algo que nos afecta directamente o nos va a comprometer nuestra vida. Nuestro amor propio es lo primero, y si lo primero está ocupado por nuestro ego personal, DIOS ocupará un lugar secundario. Por lo tanto, admitir la Voluntad de DIOS es algo complicado cuando nuestro corazón no está en, por y con ÉL, y destinado solamente para ÉL.

Y eso nos ocurre a menudo. Es más, somete nuestras actitudes y apetencias de amor a nuestro amor propio. Cuantas veces nos retiramos, declinamos o nos abstenemos de actuar como pensamos que deberíamos actuar porque nos sentimos herido en nuestro propio amor propio. Y nos traicionamos a nosotros mismos queriendo justificar nuestra actitud egoísta, nuestro particular punto de vista, nuestro amor propio. ¿Y el amor a y de DIOS? ¿Y el amor a y para el prójimo? ¿Es qué todo no lo hemos recibido nosotros gratis? ¿Y no lo debemos dar gratis?

Así ocurrió en tiempo de JESÚS. Muchos viendo sus obras, como la que hoy nos habla la Palabra de DIOS, no despertó ni siquiera la curiosidad por conocer más a ese hombre que hacía grandes prodigios. Es más, despertó en ellos la traición de justificar sus actitudes y rechazos para con ÉL negándole y tratándolo como un impostor.

Un sola pregunta debemos hacernos hoy: ¿Cuál es mi actitud ante ese JESÚS que hoy recorre mi mundo proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia?

Abre mis ojos, SEÑOR, y deja entrar tu Luz
en todo mi ser. Que vea con la luz de tu 
Verdad y de tu compasión, y me
deja sanar y curar. Amén.

lunes, 4 de julio de 2011

¿QUÉ ES PRIMERO, PEDIR O CONFIAR? (Mt 9, 18-26)

Curación de la hija de Jairo

No sabríamos decir que va primero, la confianza o la petición, porque sólo se pide cuando se tiene confianza, y sólo nace la confianza cuando se tiene fe. Por lo tanto, ambas cosas están entre mezcladas y unidas. Porque la fe lleva al trato y el trato a la confianza. Es lo que sucede a un hijo con su padre. En la familia nace la confianza con el trato diario, y en ella llegamos a confiar y a pedir con fe nuestras necesidades a los padres.

Desde ahí podemos apreciar la fe de este padre que, sin más trato, se acerca a JESÚS confiado de que ÉL puede despertar a su hija a la vida de nuevo. Y, también, la de la mujer que confía en que con sólo tocar el manto de JESÚS sanará. Son dos testimonios que nos dejan impresionados y nos interpelan. ¿Creemos nosotros que el SEÑOR nos atenderá de la misma forma si creemos en ÉL?

Quiero, SEÑOR, pedirte hoy con todas mis
fuerzas la fe de ese padre o de esa 
mujer que, sin titubeos, se
interpusieron en tu
camino para
pedirte
sus necesidades. Amén.

domingo, 3 de julio de 2011

SÓLO LOS MANSOS Y HUMILDES PODRÁN CONOCERLO (Mt 11, 25-30)


La entrada de un Rey viene acompañada de toda su pompa, del lucimiento de todo su poder, sus fuerzas y tesoros. Un Rey no pasa de cualquier manera, porque su reinado está precedido de sus fuerzas, riquezas y poderío. Un Rey no puede esconder su poder y riquezas porque entonces dejaría de serlo. Su reinado descansa precisamente en eso: su fuerza, sus riquezas y tesoros y su poder.

Nos quedamos perplejos cuando leemos: "Mira a tu Rey que viene a ti justo y victorioso; modesto cabalgando en un asno, en un pollino de borrica." ¿Qué Rey éste? ¿Dónde están su poder y fuerza, sus riquezas y tesoros? Porque un Rey no puede cabalgar en un pollino de borrica. ¿O es qué es otra clase de Rey?


Sí, realmente el Reino de JESÚS es un Reino de sencillez, de mansedumbre, de humildad. Es un Reino de pobreza, pero también de misericordia y clemencia, lento a la cólera y rico en piedad. Realmente es un Rey bueno con todos y cariñoso con todas sus criaturas. Porque el SEÑOR es SEÑOR de vida y muerte. Es el todo poderoso, Creador del Cielo y la Tierra.

Por eso, su Reinado no es entendido por los sabios e inteligentes de este mundo que se resisten a ser humildes y sencillos. Sus iras y soberbias no les dejan ver. El PADRE con su sencillez y humildad lo ha ocultado a los sabios y entendidos, y se lo ha revelado a la gente sencilla. Por eso, para conocer a JESÚS hay que abajarse, ser humilde y sencillo como lo fue su Madre María, la criatura más libre y humilde del mundo.

Este es el poder de JESÚS: "Su PADRE, SEÑOR del cielo y la tierra, que le ha entregado todo y le ha dado el poder de revelarlo a quien quiera. Por eso JESÚS nos dice: "Venir a Mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo los aliviaré. Cargad con mi yugo y aprender de MÍ, que soy manso y humilde de corazón, y encontraran su descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera".

Te pido, SEÑOR, la sabiduría de saber abajarme,
de ser humilde, se percibirme pequeño,
pobre, sencillo y necesitado de
tu poder y tu fuerzas.

Necesito entender que sólo TÚ eres verdadero
Rey, Rey de Eternidad y de vida Eterna,
Rey de felicidad, de paz y amor. Amén.

sábado, 2 de julio de 2011

CUMPLIR LA VOLUNTAD DEL PADRE (Lc 2, 41-51)


JESÚS empieza a preparar y descubrir su verdadera y única misión: "Cumplir la Voluntad de su PADRE para la salvación de los hombres". Este pasaje del Evangelio de hoy nos descubre como JESÚS, a la edad temprana de 12 años, empieza a manifestar que su presencia en la tierra es debida a una misión específica. Una misión salvadora según la Voluntad de su PADRE.

Antepone su obediencia a los padres de la tierra, a su obediencia al PADRE del Cielo. Y es que lo primero de todo es el amor y la obediencia a nuestro PADRE DIOS que está en el Cielo. Muchas veces, por no decir siempre, obedecemos a nuestros padres, amigos, superiores o jefes antes que a la voz y la conciencia que nuestro PADRE del Cielo nos interpela.

Nuestro corazón debe estar lleno sólo de DIOS y ser ÉL lo primero que ocupe todo nuestro ser y actuar en nuestra vida. Todo lo demás vendrá por añadidura, porque estando con, por y para DIOS, estaremos también sirviendo y amando a nuestros padres, familia, amigos y enemigos.

Como María, SEÑOR, enséñanos a guardar todas
las cosas en nuestro corazón para desde el
servirte y obedecerte. Amén.

viernes, 1 de julio de 2011

LO MÁS SENSATO ES DESEAR LA VIDA ETERNA (Mt 11, 25-30)


No entiendo como se puede aspirar a vivir unos años y conformarse con tan poca cosa cuando se tiene delante de las mismas narices una oferta de eternidad plena y gozosa. No entiendo como se puede estar tan ciego hasta el punto de rechazar esa oferta que cumple con nuestros mayores deseos desde lo más profundo de nuestro ser.

Si entiendo que no es fácil recorrer ese camino. Si entiendo que es difícil comprender que la felicidad se encuentra en el servicio, la renuncia, el desprendimiento y el desapego a las cosas que, aparentemente, nos anuncia la felicidad pero que luego nos dejan desencantado y vacíos. Y que el sacrificio y el dolor, de los que huimos, nos resultan muy difícil aceptarlos.

Pero, por ellos encontramos caminos de maduración, de crecimiento personal, de dominio y de firmeza en nuestra voluntad. Gracia a los momentos que nos exigen lucha y fortaleza alcanzamos superarnos y perfeccionarnos. Y es sabido que de inteligentes es vencer la comodidad y las desganas, para ganar en esfuerzo y voluntad para lograr mejores metas. Pues, no hay mejor meta que la que deseamos y llevamos grabada en nuestro corazón: "Vivir eternamente gozosos".

Por eso, los que han elegido, a pesar de sus dificultades, este camino, son los que en verdad manifiestan ser inteligentes. Son los sencillos, pobres y humildes, que necesitan de un PADRE Bueno para poder vivir y llegar a buen puerto. Aquellos otros, los que se la saben todas, los razonadores que a todo colocan el filtro de su razón para darle el visto bueno son los que tropiezan con la dificultad de aceptar la Verdad. 

Son los inteligentes que, ¡gran contradicción!, su inteligencia no les deja ver la Única Verdad digna de ser entendida: La que todos buscamos: "Creados para ser eternos en la presencia del PADRE".

Danos la luz para encontrar nuestra pobreza,
nuestra humildad y sencillez en la 
sabiduría de sabernos 
pequeños e hijos
de nuestro
PADRE del Cielo. Amén.