ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 25 de febrero de 2012

¿TAMBIÉN ME LO DICE A MÍ?

Después Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví, que estaba sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme".
El, dejándolo todo, se levantó y lo siguió.
Leví ofreció a Jesús un gran banquete en su casa. Había numerosos publicanos y otras personas que estaban a la mesa con ellos.
Los fariseos y los escribas murmuraban y decían a los discípulos de Jesús: "¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?".
Pero Jesús tomó la palabra y les dijo: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.
Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, para que se conviertan".

Porque leer la Palabra de Dios no es leer una historia o algo que sucedió en un momento dado, sino que leer la Palabra de Dios es leer mi propia historia que se hace ahora, en este preciso momento.

Por lo tanto, ese Mateo soy yo, y a mí me dice Jesús, "sígueme". Y Mateo le siguió dejándolo todo. ¿También le sigo yo? Esa es la pregunta que hoy me toca responder, ¿estoy dispuesto a invitar a Jesús a mi propia casa y a celebrar con Él un banquete? ¿Estoy dispuesto a dejarme curar por Él?

Porque ha venido a curar, no a los sanos y hartos que no necesitan curación, sino a aquellos necesitados, pobres y humildes que se saben pequeños y limitados y necesitan quien los oriente, dirijan y curen. ¿Soy yo uno de esos? ¿Confío lo suficiente para dar el primer paso?

Ahora es tiempo de ello, es tiempo de salvación y todo lo que deje entrar en mi corazón me puede ayudar a dar ese salto de conversión. Pidamos al Señor la valentía y firmeza de confiar en Él para que con su Gracia, guiados por el Espíritu Santo, nos atrevamos a dar los primeros pasos, como Mateo, y seguirle.

2 comentarios:

  1. A veces pasamos de largo sin saber que Cristo nos está hablando a través de una persona o acontecimiento, pero nos molesta o nos roba tiempo o hay que dar de lo que tenemos y nos cuesta. Le pido al Señor que todo lo ve y puede que sepa identificar su mano en en mi vida diaria, en las pequeñas cosas, en aquello que, por alguna razón que yo no se, me está indagando y pidiendo atención. Alabado sea Jesús Sacramentado.

    ResponderEliminar
  2. Empecemos por nuestras propias cruces, las de todos los días. Esas que tú identificas muy bien y te esfuerzas en llevarlas a cabo.

    Cumplir con nuestras responsabilidades, en todos los órdenes de nuestra vida: familia, trabajo, hijos, fidelidades, solidaridad... son las cruces de cada día, y injertados en XTO.JESÚS, el camino será más suave, ligero y llevadero.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.