ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 30 de abril de 2012

QUIEN NO ACTÚA A LA LUZ, ESCONDE LA VERDAD

Jn 10,1-10: El buen pastor

Porque cuando se vive en la verdad no tiene sentido esconderla. Solo se esconde aquello que no interesa o no se quiere que sea visto, y cuando se actúa así es porque algo se esconde. Y si se esconde algo es porque tememos que no sea bien visto o aceptado. Y ese temor encierra muchas veces mentira.

La inclinación natural es esconder la mentira, porque la verdad nadie teme ni se preocupa en esconderla. Solemos decir que "yo no tengo nada que ocultar", cuando defendemos, al menos eso creemos salvo riesgo de estar inconscientemete equivocados, la verdad. Y también estamos dispuesto a aceptarla si, por el contrario, estábamos en el error.

Es decir, cuando nuestra intención es buena, nada tenemos que ocultar ni esconder. Y no hacerlo descubre que tenemos segunda intenciones. Por todo ello, Jesús nos descubre en el Evangelio de hoy que Él es la Verdad, la Puerta; «si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto. El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia».

No hay otro camino, porque solo uno conduce al verdadero redil. Todos los anteriores y posteriores están engañando, y solo buscan mentir y sus propios intereses. Así anda el mundo y todos los que en él vivimos. Sí, hay muchos pastores, pero pastores que matan, roban y destruyen. Siembran el redil de miedos y muertes, y no dan la vida por las ovejas.

Jesús es el Único y Verdadero Pastor; Él ha dado la vida por sus ovejas y en Él encontramos el verdadero pasto que nos llena plenamente y que da para todos. A nadie excluye, y todos en Él encontrarán verdadera vida, y vida en abundancia.  

Danos Señor el alimento imperecedero que nos sostenga siempre en tu redil, prestos a entrar, a tu llamada, por la puerta del Buen Pastor que nos llama. No permitas que nos apartemos de tu Rostro, de tu voz y tu señal que nos guía y nos protege de lobos y falsos pastores. Amén.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.