ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 22 de junio de 2012

EL VALOR DE LO QUE GUARDAMOS

Donde está tu tesoro, allí está tu corazón».(Mt. 6, 19-23)


Se hace necesario pensarlo y meditarlo muy bien, porque las cosas que son caducas tiene su final, y amontonar tesoros y riquezas caducas no es de mucho valor. Porque llegará un día que todo se convertirá en basura, desaparecerá y de nada nos habrá servido.

Perdemos el tiempo que empleamos en amontonar cosas caducas. Es verdad que las necesitamos, pero no es menos verdad que necesitamos mucho menos que lo que amontonamos. Si reflexionamos un poco nos daremos cuenta que no necesitamos comer mucho. 

El problema de la obesidad y de la salud viene por comer más de la cuenta. No necesitamos tanto para vivir, y para vivir mejor y más saludable. El secreto de la salud es comer lo que corresponde comer, tanto en cantidad como en calidad. De igual forma, nuestra salud espiritual, la más importante, porque es la que permanece siempre, no necesita de cosas caducas, sino de actos que siempre queden.

Y eso significa decir: "Amar", porque solo el amor es eterno y siempre permanece. Experimentamos que solo nos queda todo aquello que hemos hecho por amor y de forma gratuita y desinteresada. Esos actos nunca mueren, y siempre están en la memoria de nuestro propio corazón. Con ellos siempre gozamos y nos llenan plenamente de paz y sosiego.

Y esa es la luz que debemos tener siempre encendida, alumbrándonos el camino a seguir, y a atesorar. Solo importa amontonar esos actos, porque no se guardan aquí, sino que se amontonan en el cielo, donde nada es caduco ni termina, sino que perdura para siempre.

Alumbra, Señor, nuestros pasos para que siempre sepamos elegir el verdadero tesoro que vale la pena amontonar. Un tesoro que resplandezca por verdaderos actos de amor de forma gratuita, desinteresada que nacen de la respuesta de tu amor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.