ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

lunes, 10 de septiembre de 2012

HOY SIGUE OCURRIENDO LO MISMO...

 - Evangelio según San Lucas 6, 6-11 (Mano seca,
pues cuando alguien intenta mover una costumbre que ya se considera ley, toda la comunidad salta y se pone en contra. ¿No es mejor razonarla, reflexionarla y analizar si dicho cambio de actitud mejora esa ley, la perfecciona y beneficia el bien común?

¿Qué sentido tiene, pues, que el Espíritu Santo nos guíe y alumbre el camino? Se entiende que si guía a la Iglesia, le alumbrará nuevos camino que tenderá a perfeccionarla en beneficio del bien común de todos. Pero obstinadamente nos oponemos, y sobre todo si es alguien de la casa del que viene esa sugerencia.

A aquella gente no le importaba la persona enferma ni su problema. Curarle su mano seca no les suponía ningún beneficio directo y sí, cumplir la ley era lo verdaderamente importante para ellos. Con eso sometían a los demás, los obligaban a cumplir sus costumbres y a tenerlos controlados, pues con la ley en sus manos dominaban la vida de los demás.

Aquello se les escapaba de sus manos. Estaba fuera de la ley y su autoridad se veía amenazada. El cumplimiento se debilitaba y su poder quedaba en entredicho. Esa manera de pensar les cegaba y les impedía escuchar y ver. 

Jesús curaba para ayudarnos a comprender y ver que la vida y la salud están por encima de todo lo demás. El hombre y su salvación, no sólo física sino espiritual, cuerpo y alma, están en el primer lugar. Él ha venido a eso, a salvarnos íntegramente. El hombre está primero que la ley; es más importante que el sábado.

Hoy nos ocurre lo mismo, posponemos las necesidades del hombre, sobre todo espirituales al trabajo, a la ley y el cumplimiento. No importa la persona, sus necesidades tanto materiales como espirituales. Por tanto, se le explota, se le obliga a cumplir la ley laboral, demasiadas horas para poder mal comer. Sábados y domingos incluidos. Todo en función de la productividad y la economía.

Y sin embargo, hay más pobreza, más necesidades y sin trabajos para todos. Más horas y menos trabajo, ¿se puede entender esto? Sí, por la explotación.

Pidamos al Señor que nos cure la sequedad de nuestra mente, la parálisis de nuestra ceguera para ver y entender que el hombre, la persona humana, es lo primero que hay que atender, y haciéndolo amamos a Dios. Porque todo lo que hagas al hermanos se lo haces a Jesús.

Por eso, nuestro amor al Señor no debe ser mucho. Aumenta nuestro amor, Señor, en proporción a nuestro servicio al hermano. Amén.

1 comentario:

  1. Hola
    Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes, te felicito!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
    Carla.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.