ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 24 de noviembre de 2012

ESTA ES LA CUESTIÓN.

 Evangelio San Lucas 20,27-40.


Porque si se trata de pasar una temporada en este mundo, temporada que la mayoría del tiempo se pasa de forma preocupada, ansioso y buscando felicidad, apañados estaríamos.No tiene sentido que Dios nos creara para luego dejarnos en el cajón de la basura. Nuestro corazón nos dice que hay algo más.

No cabe duda que esta vida sin la esperanza de la trascendencia está vacía y es absurda. Nuestro ser más profundo nos revela que estamos llamados a una vida eterna, y eso pasa por la resurrección. Porque sabemos que tendremos que morir. Eso es una realidad que todos conocemos y vivimos cada día en los demás.

Sin embargo, nos embarga la esperanza que resucitaremos para siempre y seremos eternamente dichosos. Porque nuestro Padre Dios es un Dios de vivos tal y como nos dice hoy el Evangelio. No existe verdadera conciencia religiosa sin una fe en la trascendencia. De nada serviría la existencia de Dios si nos hubiera arrojado al mundo para luego prescindir.renegar de cada uno de nosotros. ¿Qué clase de Dios Padre sería?

El centro de nuestra fe es la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y en Él también resucitaremos nosotros. Esa es nuestra fe y nuestra esperanza, y convencido de ello caminamos en peregrinación todos juntos unidos al mismo Jesús que nos acompaña e injertados en el Espíritu Santo que nos asiste y guía. Amén.

2 comentarios:

  1. Deus em sua infinita bondade, deu a cada um de nos o conhecimento entre o bem e o mau e o direito de escolha. Também nos deu infinitas possibilidades de aperfeiçoarmos positivamente em nossas vidas, digo, ( convivência do espírito com a sua matéria em cada ciclo de vida ) o conteúdo positivo que ira no futuro nos conduzir ao nosso verdadeiro mundo, ao nosso mundo de origem, ( mundo espiritual )

    ResponderEliminar
  2. Porque Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo imagen de su misma naturaleza (Sb 2, 23), de ahí nuestro anhelo constante, que tienen incluso los que creen que no creen.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.