ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

martes, 31 de julio de 2012

EL QUE TENGA OÍDOS QUE OIGA


 - Mt 13, 36-43. Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant
(también ver aquí)


porque por falta de decirlo no va a quedar, pero, como muy bien decimos, "el que tenga oídos que oiga", y no se distraiga con las cosas de este mundo. Porque en él convivimos con el mal, y el camino es una lucha diaria entre el bien y el mal.

El Hijo del Hombre, sembrador de la buena semilla, llena el mundo de amor, pero el Maligno, sembrador de la cizaña, lo inunda de mala semilla y de mal. La lucha es constante, día a día. No hay descanso y la oración es nuestra principal arma para vencer.

Los frutos serán recogidos al final, por lo tanto, la hora de nuestra muerte es el momento más importante y grandioso porque en él nos jugamos todo por lo que hemos luchado. No cabe duda que todos queremos lo mejor, y lo mejor es ser feliz y para siempre. 

Pero la cuestión es, ¿cómo lo hemos buscado? ¿Y en dónde? Si somos capaces de dejarnos sembrar por el Sembrador del bien, habremos acertado, más si lo hemos hecho dejando sembrar por el sembrador del mal, es decir, el Maligno, nos hemos terriblemente equivocado, y una equivocación eterna.

Pongamonos en manos del Sembrador del bien para que nuestros frutos sean buenos y, en la hora final, seamos recogidos en el Reino de su Padre. Amén.

lunes, 30 de julio de 2012

LA GRACIA LO LLENA TODO

 - Mateo 13, 31-35. En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra

hasta el punto de hacer de tu vida la aventura más grandiosa que puedes realizar, porque es en esta vida donde tienes la oportunidad de alcanzar lo que te propones y lo que buscas: "Ser eternamente feliz".

No hay otra alternativa, o logras ser inmensamente y eternamente feliz, o te quedas sumiso en la mayor desesperación, angustia y sufrimiento. Es tu elección y tienes toda una vida para decidirlo. Pero siempre debemos estar prestos y listos, porque para muchos la vida es más corta que lo que puedan pensar o esperar.

Sin embargo, tanto depende de ti en tu elección que puedes decidir cortarla, dejarla a mitad de crecimiento e impedir que alcance su mayor tamaño. E incluso arrastrar a otros impidiéndoles nacer (abortos) y tener esa oportunidad.

La Vida de la Gracia, la que nuestro Padre Dios nos ofrece, es el gozo más grande que anhelamos. Nuestro Padre nos quiere tanto que nos la regala para que disfrutemos y seamos felices. Nos da su propia vida para que vivamos juntos a Él eternamente y en plenitud.

Sería un error imperdonable, para toda la vida, perder esta vida de gracia que Dios nos da enteramente gratuita porque decidamos cortar de raíz esa vida hermosa que empieza tan débil y pequeña, pero llega a hacerse la más grande de todas.

Padre, danos la sabiduría de entender y de saber qué semilla es la verdaderamente importante y tenemos que cuidar, para no cometer la locura de perderla y condenarnos a vivir, para siempre, sin ella. Amén.

domingo, 29 de julio de 2012

¿POR QUÉ SIGO A JESÚS?

 - San Juan 6, 1-15. Después de esto, Jesús atravesó el mar de Galilea, ...
Esa es la pregunta que, hoy domingo, día del Señor, tengo que descubrir y tratar de discernir. Sé que mis primeros pasos son por el interés que me produce sus portentos y sus acciones. Nos da lo que buscamos, saciar el hambre y sanar el cuerpo, y eso me mueve a ir tras de Él.

Y así le siguen muchos, yo diría que toda la humanidad iría tras de Él, porque todos buscamos eso, saciar nuestra hambre, no sólo física sino de también espiritual, y sanar nuestro cuerpo de toda enfermedad. 

Sin embargo, hay muchos que se paran ante la negatividad de conseguir sus propios proyectos. No queremos lo que Jesús nos ofrece, lo mejor y lo que más nos conviene, y lo que nosotros buscamos, muchas veces sin saberlo. Queremos obtener nuestros proyectos y nuestras propias ambiciones.

Es bueno correr tras el Señor y seguirle aunque sea por el interés de recibir bienes físicos y también espirituales que nos solucionan muchas cosas y nos dan paz y alegría. Es bueno porque, poco a poco, y por su gracia, como le ocurre al joven de los cinco panes y dos peces, nos ponemos en actitud disponible de entregar todo lo que tenemos.

El contacto con el Señor nos contagia y transforma y dispone nuestro corazón hasta el punto de amar sin pedir nada a cambio. Es la Gracia del Señor que nos inunda y, como a los apóstoles, nos transformas de pobres pescadores y personas egoístas, en discípulos entregados a darnos a los demás hasta entregar la vida si fuese necesario. Amén.


sábado, 28 de julio de 2012

ENTRE ESPINAS ESTÁ LA SALVACIÓN...

 - (Mateo 13:24-30) Y a pesar de que el Señor Jesús, la explica a sus ...
y no hay otra salida porque el enemigo está al acecho y, al menor despiste, siembra la semilla mala que, sin lugar a dudas, crecerá junto a la buena. Y la única alternativa es crecer en diaria lucha contra el mal hasta que llegue el momento de la recolección y la mala hierba sea arrojada al fuego.

La vida, nuestra vida, no estará nunca exenta de peligros. Es en la propia comunidad, la primaria incluso, la familia, donde muchas veces abunda la cizaña y se introduce casi sin darnos cuenta. Se hace necesario tener mucha paciencia y la confianza de que a la hora de la siega la cizaña sea separada y arrojada al fuego. Mientras que el trigo se deposite en el granero.

Muchas veces queremos huir, huir de la comunidad, de los grupos, de la familia... Pensamos que allí no podremos vivir, que escapados de ese grupo o comunidad la vida será diferente. No advertimos, ocupados y obsesionados con la huida, que donde quieras que vayamos llevaremos el problema con nosotros.

Porque el problema no está fuera o en la comunidad, el problema está en nosotros. Seremos nosotros quienes tendremos que cambiar, que transformarnos y morir a nuestras propias comodidades, gustos, apegos y apetencias, para que en convivencia con la mala semilla tratar de sanarla y convertirla en buena. 

La cizaña siempre estará presente en nuestra vida y, asistidos por el Espíritu Santo, estaremos dispuestos a la lucha y a la victoria. Es la oportunidad para despojarnos de nosotros mismos y darnos por amor como Jesús lo hizo por cada uno de nosotros, y si es necesario hasta el extremo de morir por amor.

Una oración en memoria de todos aquellos que en estos momentos mueren por proclamar su fe en muchos países donde la cizaña les está devorando. Una oración, de la mano de Jesús, para que el Padre Dios les de la Gracia de su fuerza y fortaleza para aceptar y superar esos trágicos momentos. Amén.

viernes, 27 de julio de 2012

¿ESTÁ MI TIERRA CULTIVADA?

 - Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 13, 18-23

 porque dependerá de mí el que mi propia tierra esté disponible y abierta a dejarse cultivar. Porque mi Padre Dios me ha nombrado administrador de mi propia finca y me ha dejado la responsabilidad de prepararla y disponerla para que el sembrador la riegue con la buena semilla de su Gracia.

No dará buenos frutos, los que espera el Sembrador, si mi tierra no se deja sembrar y cultivar atraída por el ruido y las luces del mundo que le roban el buen abono y la buena disposición hasta dejarla estéril. 

Ni tampoco si me abro a su siembra pero pronto abandono antes las primeras sequías o los primeros vientos que me azotan y amenazan. Mis raíces, poco profundas, no sostienen mi fe ni mi esperanza, y mi confianza se debilita y mi tierra se cierra y se hace estéril.

También mi puede ocurrir que mi escucha es atenta y disponible, pero pronto los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y vuelve a la esterilidad. 

Sólo me queda un camino, el camino de escuchar la Palabra y no dejarla escapar. Mezclarla con la arena, piedras y estiércol de mi vida para amasado todo en la Gracia de la lluvia de mi Padre Dios, dar los frutos esperados y apetecidos según la Voluntad del Padre.

Pidamos al Dios, Bueno y Padre, que nos de las fuerzas necesarias para ser capaz de morir a nuestros malos frutos (pecados) y seamos cultivado en la nueva vida para renacer y dar los frutos esperados por el Padre. Amén.



jueves, 26 de julio de 2012

QUIERO VER Y OÍR, SEÑOR...



 - Evangelio según San Mateo 13,10-17. Los discípulos se acercaron y le ...


porque busco la dicha, y Tú lo has prometido a aquellos ojos que ven y oídos que oyen. Y yo quiero estar entre ellos. Pero si no abro mi corazón tampoco mis ojos y mis oídos se abrirán.

Veré y oiré en la medida que mis ojos estén dispuestos y disponibles para abrirse a tu Palabra, y mi corazón se haga eco de tu llamada. Veré y oiré en la medida que tus Palabras se hagan vida en mi vida, y sean norte de mis pasos, hasta el punto de ser dichoso por ver y oír tus enseñanzas.

Pero más porque Tú, Señor, me regalas el don de poder entender, de poder al menos intentarlo, porque no me atrevo a testificar que lo vivo, de tratar hacer vida lo que Tú me proclamas y me enseñas. 

Sé que por mí solo no podré alcanzar entender el Misterio de tu Palabra, pero también sé que Tú tienes el poder de dárselo a quien quieras. Por eso te doy las gracias y mi dicha se hace realidad.

Quiero, Señor, dejarme agarrar por tu Palabra, y abandonarme a su fuerza y vida. Quiero, pues, volver a nacer según tu Espíritu y dejarme empapar y conducir por Él. Sólo así empezaré a nacer de nuevo y estar en disposición de ver, oír y entender tu Palabra. Amén.


miércoles, 25 de julio de 2012

DOMINIO Y PODER

 - Mt 20, 17-28. Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant

Son realidades que cohabitan con el tiempo y, por desgracia, son usadas para oprimir y someter a los pueblos. De alguna manera, la madre de los hijos de Zebedeo quiso para sus hijos el poder de ser los primeros, porque estar primero indica poder y mando.

Y es que dentro del hombre subyace el mal de querer ser el primero para imponer su ley, sus criterios, su forma de ver las cosas y pensar, pero siempre según sus apetencias y deseos. No es otra cosa que dar rienda suelta a su propio egoísmo. Yo y yo.

Y Santiago y Juan, empujados por su propia madre, no escapan a esta característica de nuestra naturaleza humana. Y Jesús les enseña que la mayor grandeza del ser humano es el servicio. Son aquellos que se ponen los últimos, los que serán elegidos los primeros.

Hoy el mundo sigue igual, los poderosos preocupados solos por ser más poderosos, oprimen, someten y empobrecen a los pueblos que caen debajo de su poder. Todos buscan, como hizo la madre de Santiago y Juan, buscar los primeros puestos para imponer, para mandar, para ser los dueños absolutos, porque ser primero significa eso.

Por la Gracia de Dios, Santiago y Juan comprendieron lo que Jesús les dijo, y como primero en aceptar la enseñanza de Jesús, Santiago fue el primer protomártir entre los apóstoles, entregado en cuerpo y alma al servicio de los demás.