ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

martes, 22 de julio de 2014

DASNO LA LUZ QUENECESITAMOS SEÑOR PARA VERTE



No basta solamente con la luz de nuestros ojos y de nuestra inteligencia, necesitamos la luz del corazón que nos ilumine y nos descubra la presencia del Señor. María sólo vio que el sepulcro estaba vació. No entendía, y menos sabía que Jesús, el Señor, tenía que Resucitar. Se les había dicho, pero hasta ahora no entendían nada. ¡Y nuestros ojos? Porque está actitud de María Magdalena nos deja prueba y testimonio de que ellos estaban ciegos también. Nadie esperaba que Jesús resucitase.

Bien es verdad que con sólo nuestros ojos no podemos descubrir al Señor. Necesitamos su Gracia para encender nuestro corazón e iluminar nuestra inteligencia a fin de descubrirle. Y eso buscamos hoy en esta humilde reflexión, Señor: "Abrir nuestros ojos, sobre todo los del corazón, y como María Magdalena descubrir y gozar de tu presencia y de tu Amor.

¿Cómo es posible, me pregunto, qué muchos ignoren la Resurrección del Señor? Hay que estar bastante ciegos para no darse cuenta. ¡Jesús está Vivo y está entre nosotros! La prueba de su Resurrección nos la trae hoy María Magdalena y su mensaje a los apóstoles que quedan sorprendidos y atribulados. ¿Es qué no hay medios para investigar y descubrir el Cuerpo y restos de Jesús?  ¿Y sí lo hay para hablar tanto de lo acontecido hace millones de años? ¿Y eso lo creemos?

Al parecer Jesús no dejó rastro alguno, después de haber estado predicando tres años de vid a pública y de ser el Personaje más famoso del mundo después de XXI siglo. ¿Qué les parece? ¿Se puede entender esto? Sólo hay una explicación, y es que no se quiere admitir su Resurrección. Y es que desde nuestra limitada razón nos es imposible. 

Necesitamos la Luz de su Gracia para poder entender que Jesús es el Hijo de Dios hecho Hombre, y fue muerto y Resucitado y Vive entre nosotros. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.