ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 15 de enero de 2015

YO TAMBIÉN TE PIDO QUE ME CURES, SEÑOR.

Marcos 1, 40-45.

Quizás mi enfermedad no sea tan visible ni repugnante como esta imagen del leproso, pero no por eso es más benigna. Mi enfermedad quizás sea mayor. Estoy contagiado de mis iniquidades, de mi egoísmo, de mi soberbia, de mi vanidad, de mi orgullo de mi indiferencia... Y yo no puedo limpiarme. Quiero intentarlo, Señor, pero no puedo. Necesito tu Gracia para quedar limpio.

Como el leproso, del que hoy nos habla el Evangelio, yo también te pido, Señor, que me limpies de todas esas impurezas que llevo encima. Son los obstáculos que me impiden seguirte y ver tu Luz. Y experimento que no soy capaz de vencerlas. Me pueden, paralizan mi voluntad y me esclavizan.

Quiero, aunque no comprendo tu forma de actuar, Señor, continuar molestándote como dice el Papa Francisco. Quizás sea molestoso pero me apoyo en la confianza de lo que Tú, mi Señor, nos has dicho en la parábola del amigo a media noche o la viuda al juez injusto. Yo sigo importunándote, Señor, hasta que Tú quieras responderme y curarme.

Tú sabrás que es lo que más me conviene. Quizás esa sea la forma que más me conviene para estar siempre pendiente y agarrado a Ti. Si soy curado puede ocurrirme que me duerma en los laureles y me olvide de Ti. No lo sé. Confío plenamente en Ti, Señor, porque Tú eres la Sabiduría Absoluta y el Bien máximo que nos protege y salva.

Danos, Señor, la paciencia y la alegría de sabernos curados y de contagiar esa confianza, paciencia y alegría a todos aquellos que nos escuchen y quieran alegrarse con nosotros de tenerte a nuestro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.