ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 20 de noviembre de 2015

SE INAUGURA UN TIEMPO NUEVO

(Lc 19,45-48)


El templo no es un mercado para hacer negocio. El templo no es un espacio donde muchos acuden a montar su tienda y obtener beneficios, aprovechándose del ritual y ofrecimientos de animales como sacrificio. Eso ya ha terminado. Se inaugura, con Jesús, un tiempo nuevo.

Se acabó el ofrecimiento de animales como sacrificio. Jesús, el Mesías enviado por el Padre, es la Víctima propiciatoria que paga, dando su Vida, por todos los pecados del Universo. Y con un sólo sacrificio la humanidad es redimida y rescatada del pecado para siempre. ¡Estamos salvados! Y ahora depende de cada uno de nosotros de dar la respuesta adecuada.

Y la respuesta adecuada es adecuar, valga la redundancia, nuestra sencilla vida a la de Jesús, y según Jesús. No se trata de inventarnos una vida según nosotros, y tomar algunas cosas que nos interesen de la de Jesús. ¡No!, se trata de vivir según su Palabra. Y eso supone ir adaptando y transformando nuestra vida según los impulsos del Espíritu Santo, que nos ayuda y nos dirige iluminándonos y dándonos sabiduría y fortaleza para superar todos los obstáculos y murallas que se levantan en nuestro camino para impedirnos avanzar.

Y el templo, el nuevo Templo, es la casa de oración, donde los que tratamos de seguir a Jesús buscamos un espacio, en silencio y en paz, poniéndonos en comunicación, en hilo directo, de corazón a Corazón, con el Señor Jesús. 

Es el nuevo tiempo que inaugura Jesús. Es la vieja y antigua ley, transformada y renovada para el hombre nuevo, nacido en el Bautismo, que proclama e inaugura Jesús. Pidamos entrar en el nuevo Templo que Jesús nos prepara y nos anuncia. Mi Casa es Casa de oración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.