viernes, 8 de enero de 2016

DISCERNIR SOBRE LO PRIORITARIO

(Mc 6,34-44)


Muchas veces nos paramos ante las disyuntiva de escoger el camino a seguir, o de elegir que atender primero, si esto o lo otro. Y la mayoría de las veces hemos optado por lo que más nos interesa, o por lo que menos complicación tiene. El Evangelio de hoy nos plantea una de esas circunstancias entre las muchas que se nos presenta en esta vida.

Jesús contempla la multitud de gente que lo ha seguido. Y, en lugar de ser indiferente a ello, escoge aprovechar la ocasión para enseñarles, pues experimenta, y se compadece, que están a la deriva, sin pastor y sin saber a qué atenerse. Pero, también, Jesús advierte de la necesidad de comer. El cansancio de la caminata y la hora pasada despiertan el hambre y dan sed.

Jesús no se evade, ni del sentimiento, ni del problema, y trata de, interesado por ello, implicar también a los apóstoles. Hace gestos de darles de comer y pregunta a los apóstoles sobre lo que disponen para compartirlo. Sabemos lo acontecido, y cómo Jesús hace gala de su poder para dar respuesta a esa necesidad que todos tenemos de compartir. Ese es el criterio. No tanto de lucirse, sino de satisfacer lo necesario e imprescindible para vivir.

Compartir es la noticia. Compartir lo necesario, y que a nadie le falte lo imprescindible y necesario para vivir dignamente. Pero eso exige correspondencia mutua, porque tan indigno es no compartir, como querer aprovecharse de esa actitud, justa y honrada, de los que comparten. Se hace necesario generosidad, pero también justicia y honradez, y no aprovechamiento.

Y eso, a la Luz del Espíritu Santo, es lo que tenemos que discernir. Ver si la necesidad existe, es prioritaria y depende de nosotros. Y pasar a la acción. Si actuamos así muchas necesidades estarían resueltas. El mundo estaría mejor. Necesitamos dar todos lo bueno que llevamos dentro de nuestro corazón. No sólo los que pueden dar pan material, sino también aquellos que lo necesitan recibir. Sólo en la Verdad podemos encontrar vida abundante para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.