ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 4 de marzo de 2016

CERCA DEL REINO DE DIOS

(Mc 12,28b-34)

Estar cerca del Reino de Dios no es rezar mucho, ni tampoco hacer sacrificios, o rezar novenas, e incluso asistir y participar en muchas Eucaristías. No significa eso, ni tampoco lo estoy diciendo, que quede claro, que rezar y la Eucaristía no sea, no sólo necesario sino fundamental. Lo son y lo necesitamos fuertemente. Pero si eso no es como consecuencia del Amor a Dios, no vale para mucho.

Hoy nos lo dice claro Jesús: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?». Jesús le contestó: «El primero es: ‘Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. El segundo es: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. No existe otro mandamiento mayor que éstos». 

Buscar al Señor es consecuencia de despertar dentro de nosotros mismos, en lo más profundo de nuestro corazón, sed y hambre de su Amor. Y de dejar que esa sed y hambre desparrame, saciada de Amor del Señor, en nosotros mismos, para luego verter en los demás hombres.

 Y eso no lo podemos activar y despertar nosotros. Es entonces cuando necesitamos la oración, la constante solicitud de pedirle que nos despierte nuestro corazón, que nos inunde de su Gracia para sentirla y darla, por su Amor, a los demás. Es cuando se hace imprescindible en nosotros el Alimento Eterno, que por su Gracia, tengo el privilegio de tomar, dos días a la semana, martes y jueves, bajo las dos especies de Pan y Vino. Y que acabo de tomar conciencia de ese hermoso regalo, después de varios meses, en estos momentos que escribo.

Continúa, Señor, dándonos la constancia y la perseverancia de pedirte cada día ese Alimento Espiritual, de tu Cuerpo y tu Sangre, para que, abiertos a tu Santo Espíritu, seamos capaces, por tu Gracia y Misericordia, recibirte y dejarnos transformar por tu Amor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.