ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 14 de octubre de 2016

PRETENDER SER LO QUE NO SOMOS

(Lc 12,1-7)

Si nos paramos un poco y dejamos todo lo que hacemos o estamos haciendo, amanecerá el día y podremos ver mejor la claridad que nos rodea. Por el contrario, si caminamos y caminamos, sin parar y, por consiguiente, sin pensar, la claridad del día y los días, se volverá cada segundo más oscura hasta quedarse negra y taparnos la visión.

No se puede vivir de una forma y proclamarla de otra. Eso hacían los fariseos y escribas del tiempo de Jesús, pero también lo hacen hoy los fariseos y escribas de tu tiempo y el mío. Dicen unas cosas que luego ellos no cumplen. Hablan de justicia, pero viven en la injusticia. Dicen de no robar, pero son ellos los primeros en hacerlo. Hablan de verdad, y mienten a cada instante.

Sus vidas son pura apariencia. Se visten de un color, pero son de otro. Hablan en la luz de unas cosas, que luego desdicen en la oscuridad acordando otras. Visten las palabras de verdad con el ropaje de la mentira y todo lo que tocan lo ensucian. Muy poco ha cambiado la cosa, o, quizás haya empeorado. No lo sé, pero se hace difícil caminar por este mundo abierto a la verdad y a la transparencia.

Hoy, Jesús nos dice en el Evangelio: «Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse. Porque cuanto dijisteis en la oscuridad, será oído a la luz, y lo que hablasteis al oído en las habitaciones privadas, será proclamado desde los terrados... leer más

Todo se sabrá, así que decir y vivir en la mentira no vale para nada. Simplemente vivirán de sus apariencias y engaños un poco de tiempo, pero todo volverá a su lugar. Eso sí, debemos tener cuidado y guardarnos de todos aquellos que nos puedan pervertir y condenar arrastrándonos con ellos. ¿Y cómo hacerlo? Perseverando y permaneciendo en el Espíritu Santo. En Él no temamos nada, pero no nos apartemos guardándonos de perseverar unidos en la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.