miércoles, 21 de diciembre de 2016

HECHOS MILAGROSOS QUE NOS DAN TESTIMONIO DE LA DIVINIDAD DEL SEÑOR

Si nos paramos a pensar cómo Isabel pudo saber que su prima María llevaba en su seno al Mesías y salvador, tendremos que convenir que no puede ser de otra manera que por obra del Espíritu Santo. Isabel no puede, ni entender ni saber que la criatura que lleva María en su seno es el Mesías enviado y esperado por todo Israel.

Queda, pues, totalmente probado que Isabel es asistida y auxiliada por el Espíritu Santo. Y su hermoso saludo, lleno de humildad, manifiesta el gozo y alegría, que es refrendado por el salto exultante de alegría y de gozo de la criatura que lleva en su vientre.

Esta hermosa página que, sin darnos cuenta, pasamos de largo, es un acontecimiento que nos llena de gozo, de alegría y entusiasmo, pues es la confirmación del cumplimiento de la profecía de Isaías 7, 10-14, sobre que "la Virgen está en cinta y da a luz un hijo...

Dichosos, decimos hoy, los que han creído, como María, porque la Palabra del Señor se cumplirá, se ha cumplido y se cumple siempre y en todo momento. El Señor vino, viene y vendrá al final de los tiempos como está prometido.

Pidamos esa Gracia, para que nuestra fe persevere, sea firme y nos conduzca por los caminos que llevan a ese pesebre donde nace el Señor y del que nosotros debemos tomar la fortaleza, la paciencia y el alimento para, humildemente, vivir en su Palabra y en su Amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.