ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

martes, 3 de enero de 2017

JUAN HA DADO TESTIMONIO DEL HIJO DE DIOS

(Jn 1,29-34)
El testimonio de Juan tiene testigos y sus palabras no dejan lugar a dudas: Juan ve a Jesús venir hacia él y dice: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es por quien yo dije: ‘Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo’. Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que él sea manifestado a Israel».

¿Acaso tiene más crédito las palabras de Stephen William Hawking o de muchos otros. No es suficiente testimonio el de Juan. ¿O ocurre que las palabras de Juan nos comprometen a cambiar de vida y la de Stephen nos dejan donde mismo estamos? ¿Podría ser esa la razón?

Porque mientras todo lo que digan los demás no nos comprometen a cambiar de vida, en todo caso algún hábito o apego. Las Palabras de Jesús nos invitan, nunca nos imponen, a cambiar radicalmente nuestra manera de actuar y pensar. Mientras el mundo te pide éxito y ganancias para satisfacer tus deseos y apetencias, Jesús te invita a darte, a despojarte, a servir y amar a los que tienen necesidad de amor y buscan encontrarlo. 

Esa fue la esencia del discurso de Juan Bautista, la de invitarnos a la conversión. El camino es de conversión. Y eso significa poner en primer lugar de nuestra vida un corazón disponible, humilde, suave, comprensivo y bueno, para darnos y morir por amor. No es nada fácil. Es más, diría que imposible para nosotros, pero posible para Dios, y también para nosotros si estamos con Él.

El Espíritu guió a Juan, y también nos guiará a nosotros, sólo, como Juan, tendremos que abrirnos a su acción: Y Juan dio testimonio diciendo: «He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre Él. Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo’. Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.