ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 1 de julio de 2017

ACOGIDA Y FE

(Mt 8,5-17)
Es hermoso experimentar el buen trato y la acogida fraterna cuando llegamos a algún lugar. Nos llena de gozo y satisfacción experimentar los detalles y cuidados de afectos y cariños o atenciones. Aprobamos tales hechos como si estuvieran escrito en nuestros corazones, y asentimos que esa es nuestra esencia: "Amar".

Somos seres creados para amarnos, e ir contra esa vocación es contradictorio y antinatural. Lo experimentamos en lo más profundo de nuestro ser cuando así procedemos. Y esa inclinación vocacional incluye nuestra necesaria e imprescindible relación. Porque sin relación no podemos amar. Nacemos, ya, en el seno de una familia, e inmediatamente, somos objetos de mucho amor. Sin amor no podríamos crecer y desarrollarnos. El amor es fundamental y necesario. Vivimos para amar. Pero, ¿qué es amar?

Jesús es la clave. Él es el modelo del Amor con el que su Padre nos ama. Y su Vida es un camino de entrega y servicio siguiendo la Voluntad del Padre, hasta dar la muerte por verdadero Amor. Abrahán, con sus gestos de acogida y disponibilidad, tanto de servicio como de atenciones, muestra su amor por Dios junto a la encina del Mambré. Su hospitalidad descubre su ansias de hospitalidad amorosa. Entrar en ese pasaje de Abrahán -Gn 18, 1-15- nos ayuda a referenciar nuestra actitud de acogida hacia nuestro Dios y Señor. ¿Realmente, trato yo al Señor, mi Dios, a la altura de su Dignidad? Quizás nuestra naturaleza humana, herida por el pecado, no nos deja ver más allá.

Otra mirada que debe de asombrarnos y servirnos de referencia es la del pasaje del Centurión. Aquel hombre extranjero, que quedó rendido al poder y amor de nuestro Señor Jesús, y al que solicitó la cura de uno de sus siervos. Una solicitud que descubre su corazón amoroso y agradecido con aquel siervo enfermos. Y que se apoya, por la fe, en Aquel a quien nada le es imposible. Todo lo puede, y abandonado en esa fe le solicita su intervención.

Todo lo contrario de Sara, la mujer de Abrahán, que ante la promesa de Dios de que va a tener un hijo, duda y se ríe -Gn 18, 10-15- , el Centurión cree firmemente. Una fe que, incluso, asombró al mismo Jesús. Una fe que se apoya en el amor tiene siempre respuesta por Dios. Porque, Él, precisamente es amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.