ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 15 de noviembre de 2017

CURA, SEÑOR, LA LEPRA DE MI EGOÍSMO Y COMODIDAD

Lc 17,11-19
Difícil ponerle título a una reflexión como está. Se habla de diez leprosos, enfermedad terminal de aquellos tiempos, pero, hoy, aunque en muchas partes está vencida, hay muchas clases de lepras que siguen amenazando nuestra vida de forma seria y muy grave. Y, diríamos, que el mundo está leproso, porque se descarna lentamente por sus partes más débiles, los pobres y los marginados.

Y somos nosotros, los creyentes en Xto. Jesús y bautizados, los que tenemos que esforzarnos, en su Nombre, curar esas lepras que asolan al mundo de nuestro tiempo. Lepra de hambre; lepra de sed; lepra de trascendencia; lepra de solidaridad; lepra de egoísmo; lepra de ambición; lepra de satisfacción; lepra de ambición; lepra de sexo; lepra de odio; lepra de venganza; lepra de poder y riqueza. Y muchas más que nos amenazan con apartarnos de Dios, del verdadero Camino, Verdad y Vida.

Pero, posiblemente, tengamos que recurrir primero a Él, para que  nos limpie de nuestra lepra, y sano y lleno de vida podamos entregarnos a curar a otros. Porque, sería de iluso pretender curar cuando realmente estamos nosotros enfermos. Lo que conseguiríamos sería contagiar y hasta escandalizar a otros. Primero, curarnos nosotros y luego, en Nombre del Señor tratar de curar a otros. 

Por eso, nuestra primera intención es buscar al Señor y salir a su encuentro rogándole que nos limpie de todas nuestras impurezas y pecados. Y no se trata de encontrarle, quedar curados y olvidarnos de Él, como, parece, hicieron nueve de aquellos leprosos. Se trata de permanecer en el Señor y desde Él, que es quien hace todo y recibimos las fuerzas para, en su Nombre, hacer nosotros por y con su Gracia.

Tratemos, pues, de ponernos en Manos del Señor y agarrarnos fuertemente a Él, agradecidos por habernos curado de nuestras lepras, no sólo materiales, sino también espirituales, y, por su Gracia y Poder, en su Nombre, derramar toda nuestra entrega y esfuerzos en ayudar y aliviar el sufrimiento y la enfermedad de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.