ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 18 de diciembre de 2008

EL ÚLTIMO HOSPICIO (II)

El turismo y el agua formaron un binomio que dio como resultado un nuevo oro llamado especulación y demanda. La isla, desnuda de construcción y vestida por el manto natural de su propia madre, la naturaleza, ofrecía grandes posibilidades turísticas y parajes encantadores que supo hacer brillar y sacarle todo su esplendor el pintor y diseñador Cesar Manrique.

Natural de Arrecife, después de su periplo internacional, regresó a su isla y supo descubrir en ella su lado limpio, natural y cristalino. En sus manos, la arena dorada de sus playas, sus aguas puras, limpias y transparentes, de constrastes verdes o azulados; sus volcanes llenos de misterios coronados por el fuego de su montaña enigmática y representativa, la Montaña del fuego, y su paraíso de lava y matices de colores que plancha sus montañas, fue una explosión de riqueza turística que abrieron torrentes de dinero, como lluvia, en sus habitantes.

Mientras eso ocurría en mi querida isla, la industria turística había llegado a España años antes. Mallorca representaba la bandera del apogeo turístico. Todos recordaran la canción de "vuelo a Mallorca", o, "me lo dijo Pérez que estuvo en Mallorca". Eran tiempos, posguerra civil, donde la prosperidad llenaba los hogares españoles y todos nos beneficiábamos de la economía repartida y trabajo para todos.

Creo que esto marca una gran diferencia con otras dictaduras. Vivían todos, los de un color u otro. No había diferencias ni control ninguno. Sólo creo que se intentaba no volver a las diferencias, enfrentamientos y conflictos ideológicos que no conducen sino a imponer la fuerza del más fuerte sobre el débil. Pienso que esa fue la esencia de la dictadura Franquista: no había otra ideología que la de evitar el desmadre, la corrupción, los asesinatos y el desorden.

Por eso se pudo vivir y, tanto, que todos los políticos, que han conformado los gobiernos democráticos de los años siguientes al Franquismo, fueron educados y estudiaron bajo su dictadura. De pretender cualquier otra cosa, ¡digo yo!, hubiese implantado una educación de acuerdo con su ideología y principios. Nos hubiesen lavado la mente, como ahora pretende con la implantación obligatoria de "educación para la ciudadanía".
Sí es verdad que, se estudiaba la historia del Movimiento Falangista; la historia de Franco y todo lo que les interesaba a ellos, pero como historia y nada más. Yo nunca me vi obligado a pensar de una forma concreta, ni tampoco empujado a participar en la Falange o Movimiento concreto de la, mal llamada dictadura, para mí, Franquista.

Dentro de un moderado control, te podías sentir libre. Puedo decir, que más libre que ahora, cuando estamos en plena democracia. Me sentía protegido y, ante cualquier abuso o atropello, la guardia municipal, llamada así en aquella época, o la guardia civil, te protegía. Había respeto y, justicia, aunque siempre aparecían los favoritismos e injusticia de cada momento.
No tuve conciencia de no poder hablar, es más, mis primeros artículos, años 1974, Franco vivía, fueron reclamando justicia y paz y criticando las injusticias y todo aquello que atentaba contra el bien de la persona y la sociedad. Discutíamos y criticábamos las cosas, aunque, sí es verdad, no lo hacíamos desde una política libre, pero no te sentías reprimido. Hoy no puedo sentirme libre, quizá puedo hablar, gritar y tirarle un zapato a alguien, pero eso no cambia nada. Y desde ahí,aun gritando me siento tan impotente como entonces. Luego, ¿qué ha cambiado?
Antes,al menos, no me mataban, ni me robaban, ni me manipulaban y esclavizaban como lo hacen hoy. Y, que quede claro, que no defiendo la dictadura, sólo manifiesto que la que yo viví no fue tan dura, ni opresora como otras. Es más, muchos logros que ahora tenemos están sedimentados en aquellos tiempos.

Soy consciente que los que siempre están alzando la voz en aras de reclamar derechos, de implantar justicia y disentir, sin razonamientos que fundamenten su juicios, se sentían vigilados o atados, pero luego, ahora, la historia y el tiempo va sacando a la luz que esos señores, que hoy representan esa libertad y justicia tanto defendida por ellos en aquella época, no son sino canta mañanas oportunistas que sólo saben enriquecerse y manipular al pueblo. Esto que digo no hace falta demostrarlo ni gastar más tinta en ello, pues está a la luz de todos. ¡Qué está pasando?

De ahí que, muchos disidentes de aquellos tiempos recuerden hoy con nostalgia aquella época. Y hasta se les escape un suspiro por reclamar: ¡si Franco se levantara! Anhelando aquellos tiempos de tranquilidad, justicia y concordia. Porque se vivía, se trabajaba, había paz y respeto. Y los alcaldes de aquella época no tenían sueldos y servían al pueblo por vocación y patriotismo.

Tampoco voy a esconder que de esos puestos privilegiados se aprovechaban, no todos, algunos y sacaban sus beneficios, pero nunca se perjudicaba tanto al pueblo como ocurre ahora. En principio, porque no había dinero y porque tampoco se pagaban impuestos. Algunos llegaron a decir en los comienzos de la democracia y los primero impuestos: "si Franco llega a tener este dinero convierte España en un vergel". Claro sin dinero hizo pantanos y muchas obras sociales.

Y de eso quiero hablar ahora, pero será en el próximo capitulo. Creo que la labor que el régimen Franquistas nos ha legado es de enorme consideración. Gracias al buen hacer y,sobre todo, a las buenas intenciones de servir a su patria y lograr una España fuerte y unida, hoy disfrutamos de la España que tenemos, o mejor, de la que tuvimos, porque poco a poco los héroes que lo tachaban de tirano y dictador, se la están cargando e imponiendo una dictadura mayor. Continuaremos hablando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.