ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 22 de junio de 2018

DEPENDE DE LA MIRADA CON QUE SE MIRE

Resultado de imagen de Mt 6, 19-21 por Fano
No cabe duda que tu mirada hace mejor o peor las cosas. Hablamos de la mirada, pero todo dependerá de la manera que tú te dispone frente a las cosas. Puedes enfrentarte a regañadiente, molesto y agresivo, o puede que las aceptes, trates de adaptarte y sacarle el mejor provecho y disfrute. Porque, dependiendo de como te enfrentes la situación no va a cambiar. Lo más prudente, inteligente y de buen gusto es aceptar lo que hay y tratar de mejorarlo con paciencia, buen humor y viéndolo positivamente.

Todo eso lo resumimos con la mirada. Dependerá de la mirada con que mires tu vida y todo lo que te rodea; tus circunstancias, tus limitaciones, tu ambiente, tu momento y todo lo que de alguna manera incide en ti. Conviene limpiar esa mirada y cargarla de buenas intenciones para ver las cosas de otra manera y con otra disponibilidad y agradecimiento. Conviene tocar nuestra mirada de gratitud y de ver con claridad todo lo que tenemos, la vida, la salud, los amigos, los enemigos que nos dan la oportunidad de crecer en el amor y la satisfacción de darnos y entregarnos por servir y mejorar la vida de todos.

Son esos nuestros verdaderos tesoros y los que debemos ahorrar. No depositándolos en el banco sino en nuestro corazón. Porque, allí ni la polilla ni la carcoma los roen ni nadie te los puede quitar. Los llevarás junto contigo hasta presentarlo a Dios. Por eso necesitamos al mejor inversor, que nos ilumina y nos señala donde podemos invertir esos nuestros talentos, recibidos gratuitamente, y hacerlo de forma gratuita tal y como los hemos recibido. 

Y sabemos donde está quien nos da la Luz que nos ilumina el camino del verdadero tesoro que es el amor. Un tesoro incorruptible que nos acompaña y que nos da la Vida Eterna. 

jueves, 21 de junio de 2018

CONFIADOS EN SU PALABRA

Resultado de imagen de Mt 6, 7-15
Mt 6, 7-15
Con quien vas a hablar te conoce mejor que tú mismo. Sabe de tus necesidades y lo que más te conviene. Conoce lo que te puede hacer daño y lo que te beneficia, y lo más sorprendente, quiere ayudarte, espera tu súplica y te ama profundamente. Por lo tanto, no te esmeres en explicarle lo que quieres, ni menos lo que te hace falta, y, peor todavía, no trates de convencerle, pues Él te ha dado su Palabra y, primero que tú, quiere que seas feliz.

Por lo tanto, relájate, ten confianza y no te esfuerces en buscar palabras recónditas y hermosas que traten de impresionar a Dios. Él lo sabe todo y ve todo lo que esconde tu corazón. Nos ha dejado una bella oración, sencilla y hermosa que refleja todas nuestras necesidades y nos señala un estilo de vida, el Padrenuestro. Con esto basta, sólo que reflexiónala y medítala y, pausadamente, trata de llevar a tu vida lo que en ella pedimos.

      Padre nuestro que estás en el Cielo - santificado sea tu Nombre - venga a nosotros tu Reino 
                                   hágase tu Voluntad, en la tierra como en el Cielo
                                            Danos nuestro pan de cada día  
                         perdona nuestras ofensas de la misma manera que perdonamos a                                                                                  los que nos ofenden  
                              No nos dejes caer en la tentación - más líbranos del mal                
                                                                    Amén.


miércoles, 20 de junio de 2018

IMPORTA LA INTENCIÓN

Resultado de imagen de Mt 6,1-6.16-18
Mt 6,1-6.16-18
No te preocupes por lucirte y que te vean, eso no vale para nada sino para alimentar tu vanidad y fortalecer tu hipocresía. Importa tu intención, la que proviene de lo más profundo de tu corazón. Esa es la que dará valor a tus acciones generosas y caritativas. Importa que Dios vea tus buenas acciones y Dios las ve siempre. Ese es tu publico, la mirada de Dios.

Lo demás no tiene ningún valor ni importa tanto. Es verdad que tenemos que luchar contra nuestra vanidad y nuestros deseos de ser reconocidos, admirados, elevados a los altares y muchas cosas más. Somos humanos y estamos predispuesto a esas tentaciones, pero lo sabemos y también lo reconocemos, que es lo verdaderamente importante. Y de ahí a ponernos en Manos del Espíritu para que nos abaje, nos llene de humildad, de buenas intenciones y nos esconda en su presencia.

Pues, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

De la misma forma precederemos con la oración. No trates de vanagloriarte delante de otros, pues de hacerlo así ya estás recibiendo tu paga. Tú, también yo, escondamos en el Señor y en cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.