ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

sábado, 5 de julio de 2014

AYUNAR NO ES SACRIFICARSE

(Mt 9,14-17)

Sería absurdo y contradictorio infringirse sacrificios y mortificaciones cuando lo que buscamos, porque está inscrito en nuestro corazón, es la felicidad y el gozo de sentirnos bien y en paz con nosotros mismos y con los demás. Ese es el deseo de nuestro Padre Dios, y todo lo que no sea paz y amor sería sufrimiento. Por eso buscamos al Señor, porque Él nos ofrece y nos da su Paz y su Amor.

Ayunar sería, entonces, buscar esa paz en el amor solidario a los demás. Sería descubrir en la renuncia de mi propio ego la caridad a satisfacer las carencias o privaciones primarias y necesarias de los demás. Ayunar sería entregarme y darme, por el Amor del Señor vivo en mí, al amor de los demás. Algo que está presente y muy vivo en la vivencia diaria de la Iglesia.

Y eso está y radica el criterio y secreto del ayuno. Se trata de renunciar o privarme, y quizás, mortificarme por un compromiso de amor a los demás. Nuestra alegría se hace verdadera alegría cuando nuestro gozo se mezcla y se confunde con el gozo de los demás. En esa medida, la alegría del mundo es también nuestra alegría. 

Convierte Señor mi duro y egoísta corazón en un corazón suave, bondadoso y entregado por amor. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.