ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 4 de mayo de 2012

EL CAMINO SE OSCURECE

 Evangelio según San Juan 14,1-6. "No se inquieten...

Y lo que parecía la panacea, la felicidad, se torna ahora oscuro, ennegrecido, confuso y vacío. Lo que parecía prometer eterna felicidad fue solo un tiempo y, tras el tiempo, todo vuelve a ser igual. Se repiten las escenas, aparece la rutina, el cansancio, las disputas, la mentira, las luchas y nace el odio, la venganza y soberbia.

Son nuestros tiempos. El Maligno se ha encargado de buscarnos faena, de no dejar que nos aburramos, que no paremos ni por un momento. Nos ha llenado la vida de adelantos técnicos, de bienestar, de calidad de vida como hoy solemos llamar, y no paramos para conseguirlo.

¡Claro!, necesitamos dinero para conseguir todo eso, y ello nos mueve a trabajar hasta lo imposible. La carrera se hace vertiginosa. Nuestro pensamiento solo ve dinero y, luego cansados buscamos un lugar donde poder recobrar nuevas energías: ¡"Unas fantásticas vacaciones"!, que dicho sea de paso también cuesta dinero.

El Maligno ha logrado lo que quería, que no pensáramos y que no parasemos de trabajar. Nos tiene ocupados, impide que pensemos y nuestra obsesión es buscar dinero porque con él conseguimos ser felices. Luego, acabado el trayecto, bien porque lo hayamos conseguido y experimentado, o porque hayamos fracasados, descubrimos que detrás no hay nada, solo vacío y soledad.

Mientras ha descentrado nuestra familia, ¡si nos ha quedado tiempo para formarla!, y nos tiene atrapados y a merced de manejarnos como guste. Pararnos y darnos cuenta de nuestra propia realidad se nos hace muy difícil. Nuestra hábitos adquiridos nos someten y esclavizan. Necesitamos ser liberados.

En medio de todo esto, Jesús nos promete paz y sosiego, porque solo en la paz se encuentra el camino y la verdad. Deprisa no se puede pensar, la vista se nubla y se pierde la orientación. Jesús, del que nos podemos fiar porque siempre ha cumplido su Palabra, nos pide confianza y que creamos en Él. Nos promete un lugar, ese que sin saber todos buscamos, que preparará para cada uno de nosotros, para que donde esté Él estemos también nosotros.

Y la forma de prepararnos es seguirle, depositar en Él toda nuestra confianza, porque Él es el verdadero Camino, la Verdad y la Vida. Inténtalo y lo comprobarás. Te garantizo que no te defraudará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.