ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

miércoles, 14 de septiembre de 2016

DE SER JUZGADOS, EL RESULTADO SERÍA CONDENACIÓN

(Jn 3,13-17)

No vino Jesús a juzgarnos, porque de ser así, pocas esperanzas tendríamos. Nuestros pecados nos delatan y nos condenan. No tenemos escapatoria. Sin embargo, por la Misericordia de Dios, algo que nos cuesta entender, porque no nos cabe en la cabeza, Jesús, el Hijo de Dios, fue enviado a este mundo, no para juzgarnos, porque entonces no tendríamos remedio, sino para salvarnos.

Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él.

Esa es nuestra esperanza, la Misericordia de Dios. Jesús, por su Pasión y Muerte en la Cruz, nos rescata y somos salvados. Somos salvados si creemos en Él y compartimos nuestra propia cruz, la de nuestra vida, con la del Señor. Desde la muerte de Jesús en la Cruz, la Cruz, valga la redundancia, se convierte en signo de salvación. Así ocurrió en el desierto con la serpiente de bronce, signo y figura de salvación de la Cruz de Xto. Jesús.

Indudablemente, nunca entenderemos la locura de Amor del Padre, hasta el punto de enviar a su único Hijo, nuestro Señor Jesús, a una muerte de Cruz para rescatarnos y salvarnos. Es un misterio que nos deja perplejos, que no merecemos y que no alcanzamos a comprender. Sólo nos queda el reconocerlo, el depositar en Él nuestra confianza y la esperanza de una vida nueva en su presencia.

Ese sentimiento es el que nos acerca más a su Persona. Porque nuestro corazón siente y percibe lo que Él nos dice y proclama. Buscamos la felicidad y la eternidad, y es eso lo que Él, nuestro Señor, viene a proponernos y a entregar su Vida para que lo consigamos. Gracias, Señor, a pesar de nuestra incapacidad para entenderlo. Gracias por tu Amor y tu Misericordia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.