ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

viernes, 1 de abril de 2016

SIN ALIENTO

(Jn 21,1-14)

Queremos que se nos aparezca el Señor, o queremos que nos haga una señal o ver un signo que nos indique lo que debemos hacer, pero, ¿estamos preparados para eso? Hoy vemos en el Evangelio como Jesús se les aparece a los discípulos por tercera vez y estos quedan desconcertados, inseguros de que sea Él. Temen, incluso, preguntarles.

Me pregunto, ¿cómo nos quedaríamos nosotros ante una aparición del Señor? ¿Sabríamos responder? A veces hemos experimentado una desazón enorme cuando hemos sentido su cercanía, o hemos intuido que nos ha sacado de un apuro o cualquier otra experiencia. 

No es la primera vez que Jesús se les aparece, y no le reconocen. Juan sospecha cuando observa el resultado de la pesca y Pedro, impetuoso, no duda ni un instante en acercarse al Señor. Pero no se atreve a decirle nada. Quizás, a ti y a mí nos ha ocurrido alguna vez algo parecido. Intuimos que el Señor está delante de nosotros, pero no le vemos claramente. Experimentamos que nos acompaña y nos habla, pero quizás no llegamos a oírle o escucharle.  El ruido de nuestra vida, el resultado de nuestro trabajo o las emociones del momento nos distraen y nos sumergen en otras intenciones.

Posiblemente, el Señor, prepare unas brasas y tenga un pez para nosotros, y nos invite también a que nosotros pongamos algunos peces de nuestro trabajo. En el Sagrario está permanentemente esperando ese momento. ¿Tenemos tiempo para Él, y para comer con Él? 

Sería bueno dialogar con Jesús y mostrarle los peces de nuestra vida, lo que hemos pescado en nuestras familias, en nuestros trabajos, en nuestros grupos de amigos o parroquias. Sería bueno estar atento a las invitaciones del Señor, y pedirle que nos abra los oídos, los ojos y el corazón, para que cuando Él esté por los alrededores de nuestras playas no dejémosle de advertirlo y acercarnos para comer con Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.