ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

martes, 26 de abril de 2016

SÓLO CON EL RIEGO DEL AGUA DEL AMOR, PUEDES SALAR Y ALUMBRAR LA VIDA EN ESTE MUNDO

Mt 5, 13-16

Tu vida, y también la mía, están hecha para dar gusto y claridad a este mundo. Una vida necesita activar el gusto por vivir, y alumbrar el camino para darle sentido al esfuerzo de cada día por avanzar un paso más en el camino hacia la plena felicidad. Porque, ¿supongo que esas serán tus buenas intenciones? Otras no tendrían sentido ni valdría la pena caminar.

Caminas y avanzas porque quieres vivir bien, feliz y pleno de gozo. Y, a ser posible, siempre. ¿Has reparado donde se ofrece eso en este mundo? O, ¿quizás lo hayas oído, pero no lo crees? ¿No te interesaría mejor hacer el esfuerzo de creerlo y buscarlo? Porque vivir sin tener claro el objetivo, o qué ese objetivo sea pobre, sin esperanza y termine con la vida, ¿realmente vale la pena?

Si, en silencio, tratas de responderte tu mismo, tu conciencia, en la oscuridad de tu propia vida, buscará luz y demandará esperanza y vida eterna. Porque eso es lo que está escrito dentro de tu corazón y del mío. No hay otro camino. Por eso, Jesús nos dice claramente que Él es el Camino, la Verdad y la Vida.

Hoy te invita, a ti y a mí, a ser sal y luz en este mundo. Sal que contagie y de gusto a la actitud de darte, de hacerte servicio, camino, entrega y amor para los demás. Sal que, en la medida que la derrames sobre los demás, contagia de felicidad y de plenitud. Empiezas ya a gozar de ese lugar que el mismo Jesús te y nos está preparando. Y luz que se hace al vivir el esfuerzo de ser camino en el Camino; de ser verdad en la Verdad y vida en la Vida.

Porque todo nos viene del Señor, y, por su Gracia, tus palabras y tu vida se harán sal y luz para todos aquellos con los que compartas y te relaciones en tu vida. Pidamos esa Gracia de ser sal y luz para que, regadas por y con el agua del Amor que procede del Padre, salemos y alumbremos el camino que nos lleva a ponernos en relación con el Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.