ÚLTIMAS REFLEXIONES

ÚLTIMAS REFLEXIONES

DE DODIM A AGAPÉ

↑ Grab this Headline Animator

jueves, 20 de septiembre de 2012

LA INCLINACIÓN A JUZGAR...

facebook.com

 Lucas 7,36-50. Tiempo Ordinario. ¿Quieres saber cuánto vales?

Es algo que nace en nace en lo más profundo de nuestro ser. Me atrevería a decir que es una de nuestras mayores tentaciones y debilidades que afectan a nuestra naturaleza. Juzgamos sin poder evitarlo y en muchas ocasiones necesitamos luchar interiormente contra nosotros mismo para evitar caer en esa dinámica que nos inclina a juzgar.
 
Y en esos juicios subjetivos que emitimos, siempre barremos en el mismo sentido. Somos nosotros los mejores, los perfectos y los favorecidos. Siempre es el otro el culpable, o en su defecto tendremos una y mil excusas para ponernos en buen lugar.
 
Nunca, cegados por nuestra propia vanidad y soberbia, vemos lo que hace el otro y su actitud generosa, sino empequeñecemos sus actos y magnificamos los nuestros. Es el caso que hoy nos descubre el Evangelio. Aquel publicano se escandaliza de que Jesús se deje tocar y atender por aquella mujer pecadora, y no advierte su actitud y desatenciones al recibir a Jesús en su casa.
 
Nuestro criterio no está en función de entrega y gratuidad, sino en relación directa con el rendimiento y la productividad. De modo que en la medida que sea más útil y provechoso, mejor y más grande será su valor. No importan otras cosas, sólo lo que rinda y aporte en valor material. Así no se valora lo que aquella mujer hace ni el cómo y por qué invierte tan caro perfume en los pies de Jesús.
 
No se entendió ayer, pero tampoco se entiende hoy. El criterio del amor no consiste en sentimientos, emociones o deseos subjetivos o movidos por intereses de una u otra forma. El criterio del amor es una actitud de desapego y olvido de uno mismo para darse en servicio a otro. Y ese criterio fue el que movió a aquella mujer, a darse de forma agradecida pero desinteresada, pues es evidente imaginar que ella no conocía ni sabía quien era o podía ser Jesús.
 
Simplemente, cuando el amor se experimenta, el amor enciende en nosotros una llama que tiende a propagarse irresistiblemente hasta quemar de gozo y felicidad a los demás. Eso había sucedido delante de los ojos de aquel fariseo, pero su mente permanecía ciega. Tendría que oír de labios de Jesús que sólo aquel que ama con todas sus fuerzas será, en esa medida, también perdonado en todos sus pecados.
 
Despierta nuestra inteligencia e ilumina nuestra mente para experimentar que sólo el amor nos hará feliz, y eso sólo lo alcanzaremos por tu Gracia. Amén.

1 comentario:

  1. Si que está algo complicado, porque con frecuencia, decimos que no queremos juzgar, y terminamos juzgando.
    Pienso que también se debe al ambiente en que nos metamos, pues por nosotros mismos, por lo que conocemos de lo que enseña Jesucristo y los Santos Padres, sabemos que queremos ir por ese camino de rectitud, pero como decía, que según en el ambiente, que hay algunos que no son capaces con todo su corazón vivir como Cristo nos pide a cada uno, y no siguen los consejos evangélicos, llegan a contaminar nuestro espíritu, y el mal que no queríamos hacer, de palabra o de obra, caemos.
    Por eso, es importante, poner fin a tales ambientes que están contaminados por la corrupción del mundo y del pecado.

    «Escrito está, Juntaos con los santos, porque los que se juntan con ellos se santificarán.»
    http://salvacionenlaiglesiacatolica.blogspot.com.es/2012/05/saber-elegir-una-verdadera-amistad.html


    Las intenciones del corazón, con frecuencia, sale a la vista de todo, pues el mal, aunque se disfrace de bien, tarde o temprano, se descubre la verdadera identidad, de lo escondido al descubierto, pues como dice el Señor, que no hay nada oculto, que al final no sea descubierto.
    Por eso, necesitamos ser prudentes, evitar violentamente, meternos en terrenos injustos, es algo que necesito conseguir.

    Si no valoramos los intereses de Jesucristo, que nos enseña, que de la medida que se juzgue seremos juzgados o medido. ¿Por qué entonces nos olvidamos de estas y otras palabra de Jesucristo, apartándolas de nuestros pensamientos e imponer la nuestra?

    También nos hemos olvidados de aquella eneñanza de Jesucristo en el Evangelio de San Lucas, 12,47. Pero nosotros conocemos el Nuevo Testamento, las enseñanzas de Jesús y los Santos Apóstoles, si no lo cumplimos, estamos perdidos. Y es verdad, querido hermano Salvador, hemos de hacernos violencia sobre nosotros mismos para bien nuestro y los demás.

    No podemos renunciar a la caridad, a la misericordia, pues bien sabemos que el Señor nos trata con misericordia y dulzura, para que no caigamos en la desesperación. Y que esa ternura y misericordia, debe extenderse a los que sinceramente quieren vivir conforme a los intereses de Cristo.

    Y siguiendo también el ejemplo de Jesucristo y los Santos Padres, no podemos estar en el camino de los que quiere endurecer su corazón y no amar a Cristo desde su corazón.

    ResponderEliminar

Compartir es esforzarnos en conocernos, y conociéndonos podemos querernos un poco más.

Tu comentario se hace importante y necesario.